Complicado, fiscalizar recursos públicos

Política 26/11/2015 01:20 Actualizada 09:25

La fiscalización de los recursos públicos, como las prerrogativas que se dan a diputados, es complicada porque no se cuenta con los mecanismos necesarios para comprobar gastos, siendo recomendable que se ajusten las leyes para tener mayor transparencia en el uso de dinero público, dijo el auditor del estado, Rafael Castillo Vandenpeereboom.

El titular de la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) señaló que en la auditoría al primer semestre de 2014 al Congreso local, dentro de lo que llamó la atención fue referente al padrón de proveedores, algunas adjudicaciones a proveedores que no estaban dados de alta.

“Algunas cuentas viejas que no se han pagado, pero de ahí en fuera no tengo el dato de lo que señalamos en su momento”, aseveró.

Comentó que en el primer semestre de 2014 no tienen señalado nada referente a personal de la Legislatura que cobraba 30 mil por actividades como servir café, al tiempo que recordó que esa información que se está haciendo del conocimiento público corresponde al cierre de 2015.

“Las nuevas administraciones que están entrando, tanto al Congreso, como al gobierno estatal, y los municipios, están un año adelante de lo que estamos revisando, por ley, sólo puedo estar auditando cuando tengo cuenta pública de por medio. En este momento la cuenta pública de 2015 no la he recibido, la recibiré, si bien me va, a mediados de marzo del próximo año”, sostuvo.

Comentó que en el caso de “aviadores” se debe revisar si efectivamente cobraban sin presentarse a trabajar, mientras que en el caso de otros puestos (como el denunciado que sólo servía café) ver si hay reglamentos, para poder determinar la existencia como tal de ese puesto.

Apuntó que la misma ley indica cómo pueden justificar gastos los funcionarios, como el caso de las prerrogativas que reciben los legisladores locales, aunque no es el único caso, ya que también aplica para los presidentes municipales .

“La misma Ley Orgánica dice que pueden ellos comprobar esas prerrogativas y a qué pueden estar destinadas, no nada más el caso de los diputados, por ejemplo, un donativo que se le da a una persona física por parte de un presidente municipal. Se revisa la salida, la petición de que el ciudadano cumpla con lo que dice la ley de cómo pedir y cómo recibir ese dinero, y en qué lo gaste es muy complicado”.

Agregó que en el caso de los legisladores y sus asesores es complicado, pues se tendría que revisar caso por caso, para comprobar si realmente tienen el número que declaran, pues lo que hacen es verificar que cumplan con la normatividad.

Rafael Castillo puntualizó que se puede regular poco a poco en el uso de los recursos públicos otorgados a los funcionarios, para terminar con la opacidad en su manejo.