Con música y cohetes festejan cumpleaños del obispo

24/07/2015
01:35
-A +A

La jornada de este jueves 23 de junio de la tradicional peregrinación de los fieles católicos que caminan de Querétaro a la Basílica de Guadalupe estuvo marcada por un hecho especial, el cumpleaños del obispo de la Diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez.

Desde muy temprano comenzó a recibir felicitaciones por parte de sacerdotes, personal de apoyo, medios de comunicación y peregrinos. Al final de su homilía, la música y los cohetes fueron parte de la celebración, así como un colorido tapete elaborado a base de aserrín, de una medida de 4 metros de ancho por 40 metros de largo, el cual mostraba la imagen de San Juan Diego, de la Virgen de Guadalupe, flores y la frase Felicidades al señor obispo, que adornaba la parte baja del escenario principal.

Hay que mencionar que cada día, durante la peregrinación, cada uno de los decanatos que componen la Diócesis de Querétaro realizan labores logísticas que tienen que ver con la limpieza de los lugares donde descansan los caminantes, el adorno del escenario y la organización del evento en cada lugar donde se celebra la eucaristía.

Este jueves, la responsabilidad recayó en el decanato de Soriano, quienes se prepararon arduamente para recibir a los más de 28 mil peregrinos que tuvieron una escala en la comunidad de Canalejas en el municipio de Jilotepec, Estado de México.

José Martínez Ramírez, uno de los integrantes de este decanato, explicó que el tapete fue elaborado por 12 personas pertenecientes a las familias, Puebla y Briones del municipio de Colón.

“Este año se incorporó este tapete, que desde 1989 no se había elaborado. En el pueblo hay varias familias que hacen estos mosaicos. Por desgracia no es tan conocido el talento que hay en nuestro municipio”.

El decanato de Soriano es uno de los más numerosos del estado, ya que lo conforman 14 parroquias, 12 de las cuales tienen representación en la peregrinación de este año, a través de 36 grupos, sumando más de mil 600 fieles, lo que hace de este decanato uno de los más numerosos.

“Esto que hicimos hoy aquí es la ofrenda que nosotros ofrecemos a Dios y a la Virgen Santísima. A nosotros nos alegra, año con año, ir superando nuestra responsabilidad y organización”.

Satisfechos con el trabajo realizado y con el reconocimiento del obispo y de los peregrinos en general, los integrantes del decanato de Soriano, toman fuerzas para encarar estos últimos días de la peregrinación para llegar a saludar a quien mueve su fe y esperanza: la Virgen de Guadalupe en la Basílica de la ciudad de México.