El continuo viaje a un futuro con esperanza

22/10/2012
03:54
-A +A

José Antonio Delgado Núñez es uno de los tres primos que continuamente vienen de Culiacán, Sinaloa para ayudar a su tía con su carnicería. Tiene la idea de, más adelante, venir a vivir a Quetétaro.

“Los que quieran vienen a ayudarle a la tía. Se vienen un tiempo, porque a mi tía, sus hijos ya están grandes y no le echan la mano”, explicó.

Desde 1985 sus tíos, que vivían en el norte, decidieron asentarse en Querétaro. A partir de 2008, cuando se registró un aumento en la inseguridad de Sinaloa, algunos familiares han optado por viajar de forma intermitente a esta entidad para ayudar en el negocio.

Desde hace varios años su tía estableció una carnicería en la colonia San José de los Olvera, en el municipio de Corregidora, en donde aprovechan los fines de semana para preparar y vender carnitas. Es en este negocio, es en donde la familia Delgado Núñez se ha unido para salir adelante ayudando a su tía.

José Antonio dice que los periodos en los que se quedan él y sus primos no son fijos. Unos van y otros vienen, pero siempre tienen la esperanza de poder quedarse a vivir definitivamente en la entidad y comenzar una nueva vida.

El clima de seguridad que se vive en la zona conurbada de Querétaro y el crecimiento económico pinta un ambiente promisorio para su familia, asegura José Antonio. Sin embargo, explica que la decisión no es nada fácil para él, ya que, aunque dejó sus estudios de preparatoria, aún lo esperan en Culiacán sus amigos y otros familiares.

“Nosotros (los primos) venimos, bueno, los que quieren. Empezamos a ver si había futuro en los negocios... no sé, tal vez sí me pudiera quedar a vivir aquí, pero es difícil porque allá tengo a mis amigos ya mi demás familia”, explicó.

Ahorita es el turno de José Antonio, pero sus otros dos primos, quienes son mayores que él, acaban de regresar hace un tiempo a Culiacán. Para ellos la situación no es tan sencilla, ya que uno de ellos viaja con su esposa e hijos y eso le dificulta más las condiciones.

Pese a ello, dice José Antonio, su primo piensa en que así puede ofrecerle un mejor futuro a sus niños y eso lo impulsa a seguir recorriendo más de mil 59 kilómetros varias veces al año.

La elección de Corregidora fue sencilla, dice José Antonio, por el hecho de que sus tíos ya tienen mucho tiempo en la entidad. Además de ayudar a su tía, la situación que se vive en su estado natal es un factor determinante para que él y sus primos viajen y piensen en Querétaro como una opción viable para quedarse y construir su futuro.

Jorge, uno de los primos de José Antonio, opina que la situación no es tan difícil en Sinaloa como en otros estados del norte del país. “No vives con tanto miedo, pero sí se escuchan balaceras, lo cual no permite que vivas tranquilamente, como lo haces cuando visitas Querétaro. Aquí se sienten con total libertad de salir en la noche o a la hora que sea, ya que saben que está mucho más tranquilo en cuanto a delincuencia”.

José Antonio dice que no se siente tan inseguro en Culiacán, pero la tranquilidad es notoria en Querétaro. Asegura que a veces se aburre porque a su parecer el ritmo de vida y la forma de ser de la gente es diferente, pero dice que el clima le agrada y se siente a gusto.

“A mí no me da miedo, pues el que nada debe, nada teme, pero aquí sí está mucho más tranquilo. Lo que sí extraño es la gente que allá es más abierta, aquí son más apagados, pero si pienso en la posibilidad venirme a vivir aquí”.