Bajos salarios provocan fuga de mano de obra, advierten

Política 15/08/2014 00:24 Actualizada 03:30

En Querétaro, de un total de 754 mil personas con empleo, 30 mil perciben un salario mínimo y, de éstas, tres mil laboran en San Juan del Río, informó el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Gerardo Vázquez Mellado Zolezzi.

Reconoció que los bajos salarios en San Juan del Río han provocado la fuga de mano de obra hacia municipios aledaños como El Marqués y Querétaro, donde los sueldos son mejor remunerados.

Dijo que aunque son pocos los trabajadores que en la entidad aún perciben un sólo salario mínimo, se deben generar las condiciones para que mejoren las percepciones y, con ello, la calidad de vida.

“El que sean pocos los queretanos que ganen un salario mínimo no es un consuelo, hay que fortalecer las condiciones para que ganen más”.

En la entidad, el salario promedio es de 325 pesos y, a decir del delegado del Trabajo, la mayor parte de los queretanos con empleo perciben en promedio dos salarios mínimos.

El funcionario se pronunció a favor de incrementar el salario mínimo de forma paulatina y permanente, para evitar una inflación y poder recuperar su poder adquisitivo perdido desde hace 30 años.

“Se puede recurrir a aumentos mensuales, con estrategias en las que participen los empleadores, los industriales, se trata de hacer una reingeniería pero, sobre todo, aclarar que el tema no se debe considerar como bandera política”, dijo.

El delegado del Trabajo se pronunció a favor de generar este aumento medido al salario emulando casos de éxito de otros países donde se dieron incrementos en plazos de hasta 15 años, con lo que se generó un verdadero beneficio para los trabajadores sin desestabilizar la economía de dichas naciones.

De igual forma, consideró necesario consultar a todos los actores involucrados como el sector productivo, financiero, las cámaras empresariales, los sindicatos y empleadores para que, con estas aportaciones, se establezcan medidas adecuadas a la hora de pensar en incrementar la percepción laboral mínima.

“Si no se planea la forma en que se vaya a incrementar el salario mínimo, de nada va a servir, porque se genera una desestabilización, aumentarán los precios de las cosas y no se genera la capacidad adquisitiva que precisamente ha perdido un salario mínimo”, señaló.

El delegado dijo que el salario mínimo se ha deteriorado en 77% en un lapso superior a 30 años, por ello insistió en que es imposible generar aumentos mayores en poco tiempo, sin que ello repercuta en la estabilidad económica del país.

Previó que el aumento al salario mínimo generará también una disminución de la delincuencia al proveer a los ciudadanos de una mayor capacidad adquisitiva y evitar que se ven obligados a hurtar en el caso de las personas más necesitadas de recursos.