Urgen a gobiernos a atender violencia

Política 09/03/2013 02:54 Actualizada 07:59

La trata de personas, como consecuencia del fenómeno migratorio en el mundo es un tema que  deben abordar los gobiernos con urgencia, afirmó en conferencia de prensa Rigoberta Menchú Tum, indígena guatemalteca ganadora el premio Nobel de la Paz en 1992.
La activista social estuvo en Querétaro para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y ofreció una conferencia magistral a más de cuatro mil mujeres trabajadoras del Poder Ejecutivo.

Al abordar la violencia como uno de los temas más sensibles y que afecta a las mujeres por su condición de género, se suma la migración que conlleva la trata de personas y afecta principalmente a quienes buscan llegar a Estados Unidos.

Rigoberta Menchú dijo que este tema debe ser atendido por las embajadas y por las organizaciones de derechos humanos, a través de la integración de políticas públicas.

“En principio nuestras embajadas deberían ver todo este tipo de temas o problemas y no se hace. Luego las entidades de derechos humanos, tanto de los países donde viene la gente como los países donde se tienen percances o pasan, como es el caso de México”, externó.

En el acto se contó con la presencia del gobernador José Calzada Rovirosa y la presidenta del Sistema Estatal DIF, Sandra Albarrán.

“Es un tema urgente porque la migración no es un fenómeno coyuntural, sino es una situación que tiene mucha vigencia futura”, dijo Menchú.

La guatemalteca reconoció los avances en la defensa de los derechos humanos y la aplicación de nuevas políticas públicas en favor de la equidad de género; sin embargo, existen nuevos fenómenos, dijo.

Hizo un llamado para valorar el papel de este género, a tener conciencia propia y a mantener “identidad” como una cualidad primordial entre las personas, así como la solidaridad y apoyo entre las propias mujeres.

“Lo más importante es valorar lo que tenemos, trabajemos para la vida, trabajemos para la gente que más nos necesita, demos una esperanza todos los días, si podemos curar una gente démosle la esperanza”, concluyó.