Kukur Tihar, ritual para bendecir a perros y gatos

Como una acción de agradecimiento, caninos y felinos son alabados con flores y caricias de sus dueños
Como una acción de agradecimiento, caninos y felinos son alabados con  flores y caricias de sus dueños
Foto: Mitzi Olvera
19/11/2018
06:22
Alma Gómez
-A +A

Existe un milenario ritual hindú en el que se bendice a los perros para agradecerles todo el amor y la lealtad que nos entregan cada día. En esta colorida fiesta, cualquier canino, sea de la calle o pertenezca a la familia más adinerada y poderosa de la ciudad, es engalanado con collares de flores y un ‘tika’ color rojo en la frente para abrir su tercer ojo y que pueda conectarse mejor con su compañero humano.

La bendición a los perros, realizada cada año durante el mes de octubre, ha sobrepasado los límites territoriales de la India y se ha hecho popular en varios países del mundo, entre ellos México, específicamente Querétaro, donde se realiza dicha bendición desde hace tres años.

Aquí, la Alianza para el Rescate y Rehabilitación de la Fauna Silvestre y Urbana de Querétaro organiza el Festival del Perro, llamado Kukur Tihar, para referirse al ritual de origen hindú. Se realiza cada año en el parque Querétaro 2000, donde decenas de familias se reúnen para bendecir a sus perros y gatos.

festival_del_perro_mo_4882.jpg

Cada familia y su cachorro llega al parque y es recibida por miembros de la alianza que saludan a los animales como si se tratara de verdaderos cumpleañeros; “Hola campeón”, “Hola bonita, ten un collar de flores”, dicen las protectoras de animales mientras colocan a los perros una guirnalda hecha con flores de cempasúchil.

Una vez dentro del parque, es inevitableque algunos dueños se agobien en medio de tantos ladridos. Los festejados, casi todos perros, se huelen los rabos, intercambian miradas y lengüetazos; unos nerviosos, otros juguetones, todos vestidos adecuadamente para la celebración.

Al centro del espacio, un pequeño altar espera a los amigos de cuatro patas; los recibe con la imagen de Krishna, el Dios Hindú, abrazando a una pequeña vaca, un animal sagrado en aquel país.

En el altar también hay flores, agua, incienso, imágenes religiosas del hinduismo, entre otras cosas que convierten al pequeño sitio improvisado en un lugar digno para realizar la bendición. Liliana y su esposo Miguel Ángel se preparan para iniciar el ritual.

Las familias y sus perros forman un medio círculo alrededor del altar; los cachorros, mas tranquilos, esperan alguna orden de sus amos, unos esperan echados, otros prefieren dormir durante el proceso.

festival_del_perro_mo_4809.jpg

Liliana quema un poco de incienso y copal para lograr una atmósfera más agradable, esparce las esencias por el lugar, invita a los asistentes un momento de meditación.

Terminados los breves minutos de meditación, inicia la bendición a los cachorros. Uno detras de otro se forma con sus dueños en fila india; Liliana los recibe con una sonrisa en la cara, humedece su pulgar con bermellón y marca en la frente del animal un tika, un punto rojo que en la India simboliza un tercer ojo que nos permite conectarnos con el universo, pero que también caracteriza a un ser sagrado.

Ante este gesto, la mayoría de los animales permanecen tranquilos debido a la presencia de sus dueños, aunque otros ladran, gruñen, lloran o agradecen con pequeños lengüetazos.

Una vez terminada la primera bendición del día, en el Querétaro 2000 se realizan varias actividades como la exhibición de obediencia con los alumnos de Ace Mas, una escuela de adiestramiento canino en Querétaro y que trabaja en colaboración con la Alianza.

Ofrenda espiritual

Liliana Rayas y su esposo Miguel Ángel Salazar, ambos originarios de la Ciudad de México, siempre se sintieron atraídos por la cultura hindú, hace un par de años viajaron a la India para estudiar la corriente Diksha, que enseña a vivir en armonía con todos los seres vivos. Por eso hoy colaboran con las distintas asociaciones protectoras de animales en Querétaro para difundir lo aprendido.

festival_del_perro_mo_4788.jpg

“Este evento es para crear empatía, entendimiento de que los animales sienten igual que nosotros, sufren, son felices, aman. Cuando nosotros venimos a esta bendición entregamos una ofrenda, la ofrenda somos nosotros mismos, nos ofrecemos a cuidar y proteger a los animales. Con el punto de sándalo que colocamos en la frente de los animales abrimos un canal de conexión entre el animal y el humano, lo hacemos mostrándole respeto y gratitud porque son seres incondicionales que nos demuestran su amor”.

“Este evento aunque tiene representación de deidades hindus, no tiene nada que ver con la religión, es decir cada uno puede venir y pedirle al Dios que quiera, es un compromiso con los animales que todos podemos asumir, sin importar la religión a la que pertenezcamos”, comenta Liliana.

Una nueva oportunidad

Para Mercedes Valdez, presidenta de la Alianza para el Rescate y Rehabilitación de la Fauna Silvestre y Urbana de Querétaro, es más que un evento simbólico, significa un verdadero cambio en la mentalidad de los ciudadanos y también una oportunidad de vida para los cientos de perritos que están en adopción, esperando por un hogar en la Alianza o en la Unidad de Control Animal del Municipio de Querétaro.

Este tipo de actividades, comenta Mercedes, sí ha generado un cambio de conciencia entre los ciudadanos queretanos, asegura que cada día se promueve más la cultura de adoptar en vez de comprar alguna mascota.

Cada domingo en el Parque Carretas, la escuela de adiestramiento canino Ace Mas ofrece clases gratuitas para los cachorros que sean adoptados de la Alianza.

 

bft

 

Comentarios