Gemelos y trillizos. Familias se reúnen en Querétaro

La ciudad es sede de la edición 19 del Encuentro Nacional de Nacimientos Múltiples; madres cuentan cómo es la experiencia de vivir con sus hijos
Gemelos y trillizos. Familias se reúnen en Querétaro
Foto: Demian Chávez
28/07/2019
07:09
Alma Gómez
-A +A

Querétaro fue sede de la edición número 19 del Encuentro Nacional de Nacimientos Múltiples, evento que convocó a decenas de familias integradas por cuates, gemelos, trillizos, cuatrillizos e incluso quintillizos.

Los asistentes se reunieron en el auditorio del Centro Cultural Manuel Gómez Morín, para asistir a la inauguración y participar en las distintas conferencias impartidas por especialistas de la salud.

A las charlas acudieron niños, jóvenes y adultos vistiendo las mismas prendas para reforzar el inevitable parecido físico, sintiéndose orgullosos de sus hermanos gemelos.

pag_8_especial_de_gemelos_dc_2.jpg

Las conferencias magistrales fueron impartidas por ponentes de España, Panamá y Estados Unidos. Destacaron los temas “Lo que la ciencia sabe gracias a los gemelos”, “Familias Resilientes”, “20 años luchando por los derechos de los múltiples en España” y “Gemelos emocionalmente sanos”.

Entre las actividades recreativas estuvieron excursiones al Pueblo Mágico de Bernal, recorridos por fincas de exhaciendas y convivencias multimodales con las demás familias de nacimientos múltiples.

Nacimiento múltiple, una experiencia incomparable

Entre las familias que asistieron al Encuentro Nacional de Nacimientos Múltiples, se encuentran Xóchitl Tamayo y sus trillizos Diego, Mariana y María Fernanda, de los cuales las dos niñas son gemelas.

pag_8_especial_de_gemelos_dc_1.jpg

Hace 11 años, la joven madre se enfrentó al reto de cuidar a tres recién nacidos al mismo tiempo, pero sobre todo a la desinformación, pues dice, un embarazo de trillizos implica emociones muy fuertes, acompañadas de muchas dudas, situación que no es fácil de controlar si no tienen el apoyo de un especialista. Por eso celebra la realización de dicho encuentro nacional.

“Cuando me dieron la noticia de que iba a tener tres niños yo en realidad no sabía muy bien qué hacer. Es algo que a veces te asusta, porque empiezas a pensar en la crianza, sobre todo por que yo ya tenía otros dos hijos; afortunadamente tuve el apoyo de toda mi familia. Es una labor muy agobiante, cada niño tiene sus necesidades propias, pero están creciendo al mismo tiempo, no tienes que trabajar doble, sino al triple.

“En ese proceso empiezan a surgir muchas dudas sobre cómo lidiar con la personalidad de cada niño, qué actividades deben hacer juntos, qué deben hacer por separado, incluso como madre no sabes si está bien vestirlos con la misma ropa. Surgen muchas dudas y nos siempre hay quién te las responda, por eso estas conferencias nos ayudan mucho. Mis niños tienen 11 años y aún hay mucho por aprender”, cuenta Xóchitl Tamayo.

Comparte que vivir un nacimiento múltiple es una tarea muy cansada y agobiante; sin embargo, asegura que al mismo tiempo es una gran satisfacción, una situación muy distinta a lo que vivió cuando tuvo a sus otros dos hijos mayores.

Desde que nacieron sus trillizos, Xóchitl ha escuchado todo tipo de comentarios sobre lo que debería o no hacerse con hijos de nacimiento múltiple, y también ha escuchado todo tipo de ocurrencias sobre la dualidad de los gemelos.

Para ella, sus hijas María Fernanda y Mariana son idénticas por fuera, pero abismalmente diferentes por dentro.

“Es común que la gente confunda a mis gemelas, sobre todo los maestros de la escuela. Para todo el mundo son idénticas, pero no para mí. Yo las reconozco por su esencia, su personalidad, sus gustos. Una de ellas es muy buena para Matemáticas, mientras la otra es muy buena para Español. A una de ellas le gusta un tipo de comida y a la otra le gusta algo completamente diferente. Tal vez es algo que sólo desarrollamos las madres.

“Me parece impresionante ese vínculo tan fuerte que tienen al ser trillizos, no pueden vivir separados, los tres se quieren mucho, pero esa unión invisible se nota mucho más en las gemelas. Desde que eran bebés, si una lloraba, la otra también, aunque estuvieran en lugares diferentes. Tener un nacimiento múltiple es muy difícil pero también es algo maravilloso”, relata la madre.

Mientras tanto, las gemelas Mariana y María Fernanda han disfrutado de los beneficios que conlleva tener una hermana idéntica, por ejemplo al intercambiar los exámenes y burlar así las supervisiones del profesor, que es incapaz de diferenciarlas.

pag_8_especial_de_gemelos_dc_5.jpg

Por otro lado, su hermano Diego encuentra un beneficio mucho mayor en formar parte de un trío de hermanos que están juntos desde el nacimiento: la amistad incondicional.

“Es bonito tener dos hermanas que son iguales, pero lo mejor es que entre los tres somos como mejores amigos. Aunque nos peleamos, sabemos que no podemos vivir separados. No importa si el primer día de clases no tienes amigos, porque tus hermanas o hermanos siempre están ahí contigo”, menciona el trillizo de 11 años.

Su madre Xóchitl Tamayo asegura que el Encuentro Nacional de Nacimientos Múltiples no sólo brindó asesoría a los padres de familia, sino que también dio la oportunidad de que sus hijos conocieran otras familias que viven la misma situación.

“No todos los niños entienden lo que significa tener un hermano gemelo, y con este encuentro ellos se sienten identificados, porque conocen a otros cuates, gemelos o trillizos”, comparte.

Comentarios