Celebran con gran baile a su segundo hogar

La Casa del Jubilado y Pensionado cumplió años y los adultos mayores aprovecharon al máximo
Celebran con gran baile a su segundo hogar
Foto: Demian Chávez
15/10/2019
06:35
Domingo Valdez
-A +A

Las canciones despiertan recuerdos y momentos en los adultos mayores que acuden al festejo por 17 años de la Casa del Jubilado y Pensionado del estado Querétaro. Se ofrece un evento musical con el que los mayores reviven otros tiempos y que en algunos casos los motivan a dejar las sillas y bailar al ritmo de las notas musicales.

Un día antes, explica Eva Gabriela Maldonado Santollo, administradora de la Casa del Jubilado, se llevó a cabo una caminata, la tercera que se realiza con motivo del aniversario, y que ya se está convirtiendo en una tradición.

Eva Gabriela, junto con su personal, organiza cada año el festejo del aniversario. En uno de los muros luce un collage con fotografías tomadas en los diferentes aniversarios del lugar, como un homenaje y recuerdo a todos los que han hecho posible este espacio, abierto en 2002 para que los adultos mayores tengan un lugar donde realizar actividades y convivir junto con otros mayores.

El viernes es un día de fiesta. Todos lucen elegantes, pero sobre todo contentos. Dejan a un lado los talleres, las actividades diarias, se rompe la rutina. Incluso, desde la calle se escucha la música, llama la atención de quienes pasan por la calle de Hidalgo y Ocampo.

“En realidad el festejo es hoy (ayer) porque el aniversario es a finales de septiembre que es cuando la casa abrió, y bueno, era otra administración, era una casa a donde venían a pasar el tiempo, pero no estaba tan estructurada la manera como se maneja ahora.

Venían y jugaban billar damas chinas o a conversaban. Ya poco a poco se fueron conformando los talleres. Con el paso de los años se fueron haciendo modificaciones en el edificio también, y hasta la fecha se hacen ocasionalmente porque la demanda de los adultos mayores para venir a la casa aumenta y hay que hacer cambios”, indica.

El centenar de asistentes al concierto disfrutan de la voz del cantante que evoca momentos del ayer que los animan. Cuando las canciones lo ameritan algunas parejas se levantan a bailar, ante el aplauso de sus compañeros, quienes reconocen el talento para “mover el bote” de las parejas.

El evento comenzó a las 11:00 horas y se prolongó hasta pasadas las 13:00. Entre canción y canción los presentes comentan lo qué les parece la música.

Gaby, como la conocen cariñosamente todos los adultos mayores, es la maestra de ceremonia les dice que tras esa presentación llegará el mariachi y luego comerán algo. La música tradicional mexicana no puede faltar.

La administradora de la Casa del Jubilado explica, anteriormente, que son 35 los talleres diferentes, cuando antes de su gestión había sólo cinco. En este lapso han abierto y cerrado diferentes actividades, según es la demanda.

A la fecha, dice Gaby, se brinda atención a 340 adultos mayores, aunque a lo largo del año se suman más usuarios, por lo que anualmente pueden rebasar los 400.

Las notas de “Piel canela”, del puertorriqueño Bobby Capó, animan aún más el momento. Las palmas acompañan rítmicamente la canción. En los rostros de los mayores, se dibujan sonrisas, cantan, se mueven de un lado a otro en sus lugares.

Eva Gabriela añade que entre los talleres más socorridos y representativos del lugar está el de baile fino de salón, además de otros que llaman la atención como cumbia y salsa, thai chi, ritmoterapia, inglés, francés, danza folclórica, canto, entre otros.

Destaca que en la Casa del Jubilado son sólo cinco personas las contratadas, aunque cuentan con personal de servicio social y prácticas profesionales, así como personas invitadas que los ayudan u ofrecen actividades.

Agrega que cuando los mayores llegan a la casa es porque tienen la necesidad de hacer cosas, de tener actividades diarias, pero no saben cómo hacerlo.

“Buscan tener proyectos de vida, encontrando una actividad y sentido para hacerlo todos los días. Vienen a pasar el tiempo y a vincularse otras vez socialmente. Muchos de ellos dicen que esta es su segunda casa, le tienen mucho cariño por todo ese compañerismo, esa calidez que se les da cuando ellos viene y que ellos mismos crean junto con sus compañeros. Aquí uno sólo les ofrece el espacio y las actividades, pero ellos son los que hacen todo”, enfatiza.

Comentarios