Arquitectura cúbica: convicción y trabajo al construir un sueño

Iván Olvera y Gustavo Espino ganadores del concurso convocado por la Diócesis, crearán la Catedral de Querétaro
La competencia fue de alto nivel, pues participaron constructoras de renombre e incluso hubo fusiones de algunas otras
Foto: Demian Chávez
13/11/2018
06:32
Alma Córdova
-A +A

La constancia en el trabajo y la convicción de que los sueños pueden cumplirse son dos de las premisas que han aplicado en su actividad los arquitectos Iván Olvera y Gustavo Espino, quienes a través de su despacho “Arquitectura cúbica” lograron que su anteproyecto para la nueva Catedral de Querétaro fuera el ganador del concurso convocado por la Diócesis.

La competencia fue de alto nivel, pues participaron constructoras de renombre e incluso hubo fusiones de algunas otras, además de que el proceso de selección fue muy particular. Al final, estos dos jóvenes arquitectos consiguieron que su despacho ganara el concurso; sin embargo el camino que tuvieron que recorrer para llegar aquí no ha sido sencillo.

Gustavo Espino Aguilar e Iván Olvera Olvera se conocieron hace unos años en la universidad; se volvieron amigos y comenzaron a colaborar en algunos proyectos durante la carrera, tanto laborales (principalmente obras pequeñas en viviendas) como de crecimiento profesional, y empezaron a participar en algunos concursos, aunque sin tener resultados muy satisfactorios.

Al término de la carrera, y luego de varios intentos de formar un despacho formal, consolidaron Arquitectura Cúbica, que si bien todavía es una pequeña compañía, la visión de estos jóvenes profesionistas es ir consolidando proyectos de mayor envergadura, aplicar los conocimientos que han adquirido y seguir aprendiendo.

Artículo
Será construida en Centro Sur y albergará a 5 mil fieles
Presentan anteproyecto de la nueva catedral en QuerétaroPresentan anteproyecto de la nueva catedral en Querétaro

“Arquitectura Cúbica empezó con otros nombres; primero fue “Tres arquitectos”, pero no duró mucho porque había la presión de ir empezando y de casi no tener mucho trabajo; después el nombre cambió a Arquitectura al cubo, y el último cambio lo hicimos hace cuatro años con el nombre que mantenemos”.

“Siempre hemos pensado en crecer, pero crecer profesionalmente; lo primero que tenemos como base es que lo que hacemos nos apasiona, y también que de alguna forma hemos demostrado talento poco a poco, hemos tenido proyectos con los que se ha ido recomendado nuestro trabajo a pesar de no tener plataformas grandes”, refiere Iván Olvera.

El desarrollo del despacho, consideran, ha sido posible a que ambos cuentan con dos visiones diferentes que se complementan, por ello es que comenzaron a participar en diferentes concursos, así como buscar oportunidades laborales.

La construcción de un Centro Cultural fue uno de los primeros proyectos de magnitud que pudieron desarrollar, y a partir de ahí han logrado abrir más puertas y desarrollar otro tipo de obras, sin embargo también han sido persistentes en su objetivo de crear diseños para obras más grandes.

“Desde que estábamos en la carrera ya trabajábamos y eso nos sirvió en la cuestión de salir de la carrera con conocimientos de campo, pero no hemos dejado de prepararnos y aprender. Al platicar con un cliente, podemos transmitirle que sabemos lo que hacemos, eso nos permite desenvolvernos mejor para platicar de un proyecto y ellos se dan cuenta que sabes”, comenta Gustavo.

La catedral

Arquitectura cúbica fue uno de los 19 despachos que participaron en la licitación privada que hizo la Diócesis de Querétaro, para el anteproyecto de la nueva Catedral. La mayoría de las empresas participantes fueron compañías consolidadas y de renombre a nivel nacional e internacional, sin embargo el pequeño despacho de Iván y Gustavo fue el ganador.

El proceso para concursar lo iniciaron, sin querer, casi al mismo tiempo que el despacho, pues fueron participando en la ejecución de obras para la Diócesis, algunas como trabajo altruista, sin embargo fue una gran sorpresa para ellos cuando fueron invitados por el Comité que elegiría al mejor proyecto.

Años atrás habían buscado diversas oportunidades, pero no todas habían dado los resultados deseados, por eso es que cuando se enteraron que su proyecto fue el ganador, sintieron una enorme satisfacción de ver que su esfuerzo, dedicación y trabajo habían sido clave para que pudieran participar y ganar.

foco_grafico_proyecto_nueva_catedral_.jpg

“Fue una licitación privada, es decir que no estaba abierta al despacho que quisiera entrar, sino que se invitó solo a algunos. Decidimos participar pero sabíamos que estábamos midiéndonos con despachos con un gran renombre y también hubo los que se unieron; entramos porque cubrimos las condiciones para la invitación”.

Para estos arquitectos queretanos, lo que sigue es mucho trabajo en donde demostrarán que fueron la mejor elección para el proyecto. Ahora deberán enfocarse en el desarrollo del proyecto ejecutivo para poder plantear las etapas y los tiempos del proyecto, no obstante esto también depende de otros factores que deberán conjugarse.

En retrospectiva ambos se sienten satisfechos de no haber claudicado en la primera ocasión que no consiguieron un resultado positivo, y su logro actual les ha marcado una pauta para mantenerse por el camino del esfuerzo, pero también en la constancia y la persistencia para plantearse nuevas metas y seguir alcanzando sus sueños.

“Lo que nos deja de conclusión esto es que hay que intentarlo, los sueños no solo se sueñan se trabaja para alcanzarlos. Hay que tener persistencia, explotar el talento y hacer lo que a uno le apasiona, el resultado se va reflejando de una manera positiva. Creemos que las cosas tenemos que seguir haciéndolas con pasión, le hemos dedicado muchas horas a esto y hasta ahorita podemos estar muy satisfechos de que ese esfuerzo ha tenido buenos resultados".

 

bft

Comentarios