#NuestrasHistorias. “Me gustaría durar muchos años más como policía”: Georgina

Georgina Noemí lleva 13 años de carrera, estudia criminología y es mamá
Policía, Mamá, Criminóloga, Pedro Escobedo, Procuraduría, Fiscalía, Compañero, PGJ
Foto: CÉSAR GÓMEZ
23/12/2017
06:24
Domingo Valdez
-A +A

Georgina Noemí Rojas Pérez, desde ayer es policía tercero en el municipio de Pedro Escobedo. Para ella, con 13 años de carrera policial y 10 en dicho municipio, debe de cumplir su doble jornada como guardián del orden y mamá de dos adolescentes y una bebé de nueve meses, pero lo hace con gusto para servir a la comunidad, aunque además estudia la carrera de criminología.

Mujer de mediana edad, fue la única elemento de la Policía Municipal de Pedro Escobedo que entró en la promoción de grado que realizan las autoridades de esa localidad.

“En Pedro Escobedo tengo 10 años. Antes estuve en Fiscalía (antes Procuraduría) como policía ministerial. Fue un cambio muy radical. De hecho, un compañero llegó como subdirector y él fue quien me invitó (a esta corporación) y desde entonces estoy aquí”, señala.

Indica que de un tiempo a la fecha, se han presentado hechos de alto impacto, aunque siempre han tenido fama de “conflictivo”, principalmente en las comunidades, pero para buscan trabajar y capacitarse mejor.

“Uno como mujer siempre va a tener más riesgos, que aunque los compañeros siempre están al pendiente de nosotras, saben perfectamente que debemos desempeñarnos como policías, por eso llevamos una academia.

No se me ha hecho difícil, me encanta hacer mi trabajo, me encanta ser policía, llevo 13 años y espero durar muchos años más porque uno nunca sabe”, comenta.

Artículo
“Lo que necesitamos hoy día, no sólo en Pedro Escobedo, sino en todo el país, es una policía más capacitada con las herramientas necesarias”: Beatriz León Sotelo, alcaldesa de Pedro Escobedo
Reconocen esfuerzo de elementosReconocen esfuerzo de elementos

Georgina es separada, por lo que debe de multiplicarse para también cumplir con su rol de madre de dos adolescentes (de 18 y 16 años) y una bebé de menos de un año de edad, con la que le ayuda a cuidar su madre.

“Con la bebé es un poquito más difícil porque dejarla 24 horas, regresar, estar con ella, hacer mis actividades como ama de casa… (los otros dos) como son adolescentes son más independientes, saben sus obligaciones, sus actividades, entonces en esa cuestión no es tan difícil. Sí, me preocupo por todo lo que yo vivo aquí, pensar lo que le pueda pasar a uno de mis hijos, es muy atemorizante”, precisa.

Precisa que sus hijos están acostumbrados a su trabajo como policía, además de que el padre de los chicos es también oficial, aunque se sincera y señala que no le gustaría que sus vástagos abrazaran la carrera policial.

“La más grande quiere ser doctora, el que sigue quiere estudiar sicología. Eso también de obligarlos o incitarlos a que sean policías, no. Es una carrera muy bonita, a mí me gusta, pero por todo lo bueno o malo que he vivido, no”, acota.

Indica que a diferencia de otros policías que desde niños jugaban a portar el uniforme azul, Georgina no se lo imaginaba. De hecho, señala, entró a la PGJ para estar en el área forense y para poder hacerlo ingresó como policía ministerial. Esa era su idea, y sigue siendo, pues además de su trabajo como policía y madre, estudia la carrera de criminología.

Georgina dice que para aliviar el estrés por su carrera profesional le gusta correr, hacer ejercicio, así como leer, actividades que realiza al llegar a casa luego de su jornada de trabajo, que son de 24 horas.

A largo de su carrera Georgina ha visto casi de todo, y aunque para ser policía se debe tener temple y carácter, no pueden evitar verse afectados emocionalmente cuando acuden a alguna emergencia.

Recuerda que tenía poco en la Policía Municipal de Pedro Escobedo cuando le tocó atender una emergencia, un menor de dos años que había sido atropellado. “Fue muy impresionante ver a ese chiquito. Fue un accidente, pero sí fue muy impactante. Siempre será más impresionante, más impactante con los menores. Es más triste”, recuerda Georgina Noemí.

En la corporación sólo hay cinco mujeres policías, quienes, asegura, reciben todo el respeto y respaldo de sus compañeros y jefes, para que la relación sea de cordialidad y equidad. “Nosotras las mujeres y siempre los mandos tienen mucho respeto hacia nosotras. Ha habido compañeras que sí… depende de cada una, pero en lo personal yo me llevo bien con todas, con los compañeros y que haya respeto entre todos”, añade.

Puntualiza que quiere llegar más arriba en su carrera policial, y en caso de no ser así, dice que todo lo que ha vivido como policía, ha sido positivo.

Comentarios