“Para sobrevivir, nos reinventamos”

Director de la compañía desmiente las acusaciones de que ofrecen una representación satánica
18/03/2017
02:39
Redacción Querétaro
-A +A

 

“ Teníamos otro circo, otro sistema, y a la hora de la función no llegaba gente y nos daba miedo”, dice en broma Evelio Giraldo, director del Circo del Miedo, quien señala, ya de manera seria, que ante la decisión de las autoridades de retirar a los animales del circo, este espectáculo tuvo que reinventarse para sobrevivir.

Indica que tuvieron que innovar y crear conceptos diferentes, pero con los mismos artistas, siempre profesionales, que han trabajado en los mejores circos del mundo.

“Ahora sacamos este espectáculo que va combinado con el teatro, la comedia, la musicalización, que le gusta mucho a la juventud”, dice.

Precisa que la mayoría de la gente sale satisfecha de las funciones, por la calidad.

Agrega que la mayoría de los números y los artistas se seleccionaron de acuerdo al conocimiento que tienen de los integrantes de la familia circense en México y en otros países. Algunos mandan una solicitud, algunos videos, se elige y se contrata a los artistas.

Esa es la parte sencilla, pues montar un circo es difícil en esta época. “Cualquier tubo, cualquier luz vale mucho dinero y es difícil, porque la gente ya no está respondiendo a los circos tradicionales. Aquí estamos combinado el arte del teatro con el circo tradicional, entonces es muy difícil montar un espectáculo, sale muy caro”, abunda.

Precisa que tiene casi toda la vida dedicándose al circo, con una carrera de 40 años; antes era acróbata equilibrista y payaso, lo que lo llevó a presentarse en Europa, Asia, Centro y Sudamérica, para luego llegar a México.

Comenta que el público mexicano es muy bueno, pero también muy exigente, comparado con el de otros países; aunque es por región, pues los chistes no hacen la misma gracia en un estado que en otro, incluso de ciudad a ciudad.

Sobre la mala fama que se les hizo de ser un espectáculo satánico, dice que es mentira: “Nunca hemos hecho algo así, todos somos católicos. Aquí hay católicos, cristianos, testigos de Jehová y, si hay alguien que crea en Dios, somos los cirqueros, porque diariamente los artistas se están jugando la vida, antes de salir a trabajar rezan. No podemos hacer algo así que vaya contra las culturas y las creencias de las demás personas”.

Sobre el Circo de los Horrores, que no se pudo presentar en Querétaro por considerarse perturbador y “satánico”, dice que ellos tienen esa temática, pero no lo son; no hacen rituales, pero lo anuncian de una manera más fuerte, pues son españoles y son más abiertos a esas cuestiones.

“Nos ha afectado a nosotros porque nos han confundido, pero somos una empresa totalmente mexicana. La gente nos ha confundido con los españoles, que son un espectáculo de primera, pero no los dejaron trabajar por una u otra cuestión”, puntualiza.

Comentarios