“Jamás se agotan las maneras de crear música”

Francisco Picón cuenta con 40 años de trayectoria artística
Centro Histórico de Querétaro, Plácido Domingo, Ednita Nazario, Villancico Yaucano, Puerto Rico, Querétaro
RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL
03/10/2017
03:16
Paulina Rosales
-A +A

En una de las calles del Centro Histórico de Querétaro, cada martes y jueves a las 9 de la noche de manera puntual, se reúnen alrededor de 55 personas; algunos jóvenes, y otros, en su mayoría con nueve o diez lustros cumplidos.

El motivo de la reunión es el ensayo de un coral. Noche en la que el director, Francisco Picón Becerra, enseña a sus estudiantes el Villancico Yaucano, originario de Puerto Rico y que desde su composición en los años 50 ha sido interpretado por músicos como Plácido Domingo o la puertorriqueña Ednita Nazario.

Francisco Picón toca un piano de cola, mientras sus estudiantes se sientan en una habitación amplia adornada con carteles de conciertos, objetos alusivos a notas musicales, instrumentos miniatura y un pizarrón con un pentagrama y oraciones escritas en latín.

Hace más de 40 años que Francisco inició su carrera como músico. En 1964, llegó a la ciudad de Querétaro desde León, Guanajuato. “Llegué a estudiar la secundaria, pero jamás me imagine que iba a estudiar música”, reconoce.

Cincuenta y tres años después, Francisco además de números reconocimientos, como la presea Cruz pro Ecclesia et Pontífice otorgada por el papa Juan Pablo II, cuenta con un largo currículum que incluye estudios de licenciatura en la Escuela de Música “J. Guadalupe Velázquez” y en la Escuela Superior de Música de León, además de estudios de posgrado y giras de conciertos como cantante y director de coros por Estados Unidos y Cuba.

“Bueno, pues yo estuve ahí en el conservatorio como estudiante, después termine y fui a otros lugares a especializarme… Estuve como director del conservatorio, adicional a las materias que me tocaba impartir. De ahí, me situé en cursos en México para hacer la especialidad de dirección de coros. Al mismo tiempo, que hacía estos estudios hice mi carrera como cantante y terminé en San Luis Potosí. Mi titulación fue un concierto en la universidad de San Luis y entonces, sobre la preparación y formación que tengo es una licenciatura en canto gregoriano, una licenciatura en Música y especialidades como director coral y como cantante… Junto con esto hice mi carrera de maestro normalista y la especialidad en pedagogía”, agrega.

Inicios en la música sacra. Francisco ingresó en al conservatorio Guadalupe Velázquez como la única oportunidad que tenía de estudiar. En ese entonces, la escuela era un internado dedicado a enseñar música sacra de forma obligatoria a sus estudiantes.

“Resulta que era escuela de música. En el internado para los alumnos era obligatorio el estudio de la música y ahí empecé a darme cuenta que había que estudiar solfeo y todo como obligación, así es que durante los tres años de la secundaria tenía que estudiar música y después, seguí yo con las demás preparaciones, pero ya encarrilado a la música”, dice.

Dos años después de concluir la primera licenciatura, Francisco fue nombrado subdirector del conservatorio y además estaba a cargo como titular del coro de la escuela. Todo esto adicional a las materias que debía impartir a los nuevos estudiantes.

Sin embargo, 30 años después de ser nombrado como titular del coro del conservatorio, Francisco se ve obligado a dejar esta escuela. Es ahí cuando inicia el coro Fray Junípero Serra en abril del año 2000 con once integrantes; un año después de inaugurar su propia academia en el centro de la ciudad.

“Llegó el momento de retirarme del conservatorio y empecé la academia que tiene 18 años… Como parte de las actividades de la institución a mí me interesaba formar un coro y empezamos a invitar a los padres de familia de los niños a ver si les interesaría participar en este grupo… Después de más de 30 años de dirigir el coro del conservatorio, de repente me quedé sin coro y como que se extrañaba”

“La idea de iniciar esta escuela era ofrecer una oportunidad más a la sociedad interesada en estudiar para que encuentren un espacio para ese fin. De las cosas curiosas que siempre pensamos, era que en esta academia se atendieran a niños básicamente, que hasta la fecha se sigue haciendo; pero resulta que se empezó a hacer un buen grupo de adultos y el coro que ustedes conocen aquí en los ensayos, es de gente mayor. La mayoría de tercera edad”, menciona.

El ensayo. Esta noche hay alrededor de 35 y 40 integrantes del coro. Aunque sólo cinco miembros, de acuerdo con Francisco, tienen una educación formal en música, sus voces interpretan melodías de Amadeus Mozart, Antonio Vivaldi, Ludwig van Beethoven, Giuseppe Verdi, Federico Haendel, por mencionar algunos compositores clásicos.

“Nuestra tarea local es hacer conciertos de diferentes tipos de música, excepto la popular de los medios de comunicación porque seguramente lo hacen mejor que nosotros... Hacemos conciertos y tenemos el plan de asistir a un festival internacional de coros en Costa Rica y después prepararnos para ir a un lugar de Alicante en España que se llama Torre Vieja”, agrega al mencionar los próximos logros del coro de música sacra.

Para Francisco, Querétaro es una de las pocas ciudades en el país, propicias para el estudio de la música al contar con dos escuelas: el Conservatorio Guadalupe Velázquez y la licenciatura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

“Todo esto revestido en un ambiente donde tenemos una orquesta filarmónica, orquestas de cámara, grupos chicos, cuartetos, coros… El ambiente es muy propicio para quien tenga la intención de estudiar vea que hay un ambiente artístico… la inquietud y un poquito el despertar de la sociedad en el arte afortunadamente ya empieza”, señala.

“Al ver la necesidad que hay en todo el medio, de fomentar la música, el tener un lugar más a dónde pueden asistir las personas para su preparación, fue básicamente la idea de abrir esta escuela… Todo el tiempo en todos los lugares, fomentar la música es una tarea interminable porque hablamos solamente de la iniciación musical, pero la música es como la medicina, las matemáticas… jamás termina… desde que inició la música en la historia del hombre, jamás se han agotado las maneras de crear y componer”, dice Francisco quien prepara al coro Fray Junípero Serra para el próximo concierto de Navidad

Comentarios