Jorge Hernández fue el mejor en Juriquilla

En la corrida de Forcados de Juriquilla se lleva tres orejas y la mejor faena
Hernández es el mejor
Demian Chávez / EL UNIVERSAL Querétaro
02/09/2018
10:30
Danaý Martínez
-A +A

Jorge Hernández recibió el premio a la mejor faena y con tres orejas se proclamó triunfador de la corrida de Forcados en Juriquilla.

Enfundado en tonos coral y dorados, Giovanni Aloi encaró a Chelele, el primer toro de la tarde, que pesó 550 kilos.

Aloi castigó al burel, puso un par de banderillas y dio paso a los forcados de México, quienes consiguieron la pega al segundo intento con un trabajo excepcional.

Pollito, de 500 kilos, fue el segundo de la tarde, y con el que inició la actuación de Hernández, terrible con el rejón de castigo, ya que erró en dos ocasiones.

Gran parte de la plaza pidió oreja para el torero, a lo que erróneamente accedió la autoridad. Otro sector abucheó al juez y al matador.

Santiago Zendejas salió al ruedo con Socio, de 500 kilos. El joven rejoneador acomodó bien el castigo en el toro. Y se dispuso a poner banderillas, realizó algunas piruetas con su caballo y se ganó el aplauso de los asistentes.

Artículo
Camilo da Silva consigue doblete en la goleada sobre Monarcas y Querétaro liga triunfos por primera vez
Gallos robustecidosGallos robustecidos
Entonces fue el turno de los forcados de Mazatlán, el grupo consiguió la pega en el primer intento y realizó una gran actuación ante el público expectante.

Zendejas se ganó una oreja por la faena y el estoque, pero la autoridad le brindó dos apéndices. El rejoneador y el cabo de Mazatlán dieron la vuelta al ruedo.

Aloi regresó para encarar a Luisinho, de 510 kilos. Y volvió a equivocarse en el rejón de castigo.  

Los forcados de Juriquilla tuvieron un desafortunado percance con dos de sus cabos, el primero salió apoyado de dos auxiliares al no poder caminar, para la segunda pega, el forcado de cara salió noqueado.

Fue hasta el cuarto intento que consiguieron la pega. Aloi continuó su faena con un desastre y un aviso del juez. 

Hernández recibió a su segundo toro, Guichi, de 512 kilos. El rejoneador acomodó bien el castigo, se llevó dos merecidas orejas y arrastre lento para el burel. Le dio oportunidad a un grupo de forcados de México y los de Mazatlán. 

Página 2, de 515 kilos, cerró la noche y puso a temblar al callejón, ya que por poco brinca las tablas. Juriquilla y Querétaro se fusionaron para la última pega. Zendejas tuvo que descabellar al final y se retiró con aplausos.

cetn

Comentarios