Chilenos fabrican bolsas de plástico que se disuelven en agua y no contaminan

Roberto Astete y Cristian Olivares hallaron la fórmula química para reemplazar los derivados del petróleo y crear bolsas de plástico reutilizables y solubles en agua, el líquido que queda es "inocuo" y sigue siendo potable
Chilenos fabrican bolsas de plástico que se disuelven en agua y no contaminan
Foto: Xinhua
25/07/2018
04:30
AFP
-A +A

Con un ligero cambio en la fórmula del plástico, que permite sustituir el petróleo por la caliza, un grupo de emprendedores chilenos ha logrado fabricar bolsas de plástico y de tela reutilizables solubles en agua y que no contaminan.

Roberto Astete y Cristian Olivares, los dos artífices de este producto, empezaron con experimentos para fabricar detergente biodegradable, pero al final hallaron la fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo, soluble en el agua) y que reemplaza a los derivados del petróleo, los causantes de la indestructibilidad de los plásticos que se han integrado en la cadena alimenticia de los animales que pueblan los océanos y deterioran el medio ambiente.

chile-environment-innovation-biodegradable_64063385.jpg

"Nuestro producto deriva de una caliza que no daña el medio ambiente", aseguró Astete, director general de la empresa SoluBag, que espera comercializar sus productos a partir de octubre en Chile, uno de los primeros países de América Latina en prohibir el uso de las bolsas plásticas convencionales por los comercios.

"Esto es como hacer pan", agrega. "Para hacer pan se necesita harina y otros componentes. Nuestra harina es el alcohol de polivinilo y otros componentes, aprobados por la FDA (la agencia estadounidense para la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos), que nos ha permitido una materia prima para hacer distintos productos". 

Ante la prensa, los dos muestran la solubilidad inmediata de las bolsas plásticas en agua fría o de las bolsas de tela reutilizables en agua caliente. "Lo que queda en el agua es carbono", asegura Astete, lo que las pruebas médicas realizadas han demostrado que "no tiene ningún efecto en el cuerpo humano"

chile-environment-innovation-biodegradable_64063398.jpg

chile-environment-innovation-biodegradable_64063403.jpg

chile-environment-innovation-biodegradable_64063369.jpg

Y para demostrar que el agua turbia que queda es "inocua" y sigue siendo potable, se bebe unos cuantos vasos de agua.

chile-environment-innovation-biodegradable_64063388.jpg

RECICLAR EN UNA OLLA
"La gran diferencia entre el plástico tradicional y el nuestro es que aquel va a estar entre 150 y hasta 500 años en el medio ambiente y el nuestro solo demora cinco minutos. Uno decide cuándo lo destruye", sostiene Astete, antes de agregar que "hoy día la máquina recicladora puede ser la olla de tu casa o la lavadora".

La fórmula hallada permite "hacer cualquier material plástico" por lo que ya están trabajando en la fabricación de materiales como cubiertos, platos o envases de plástico.

Las telas solubles en la misma agua caliente que sirve para preparar, por ejemplo, un té o un café, sirven para fabricar bolsas de compra reutilizables o productos hospitalarios como los protectores de las camillas, las batas y los gorros del personal médico y de los pacientes que suelen tener un único uso, dice por su parte Olivares.

Artículo
México es el país más barato para comprar computadoras Mac a un precio promedio de mil 720 dólares
México es el país más barato de América Latina para comprar gadgetsMéxico es el país más barato de América Latina para comprar gadgets
 

Y cuando llueve, ¿cómo llega la compra a casa? Los fabricantes pueden programar la temperatura a la que tanto las bolsas plásticas como las de basura se disuelven al contacto con el agua.

Otra ventaja de sus bolsas es que son antiasfixia, una causa importante de mortalidad infantil, ya que se disuelve al contacto con la lengua o con las lágrimas.

chile_medioambiente_64063130.jpg

Con la fabricación masiva, que puede hacerse en las mismas empresas de donde salen los plásticos de ahora -basta con modificar la fórmula-, el precio de sus productos puede ser similar al de los actuales, aseguran.

En un mundo en el que en 2014 se fabricaron 311 millones de toneladas de plástico y para el 2050 si no se cambia el rumbo se fabricarán mil 124 millones de toneladas, Astete y Olivares esperan dar al cliente el "empoderamiento de ayudar a descontaminar el medio ambiente" porque "la gran ventaja es que el usuario decide cuándo destruirla", asegura.

La iniciativa ha ganado el premio SingularityU Chile Summit 2018 como emprendimiento catalizador de cambio, lo que les ha valido una pasantía para los inventores en Sillicon Valley a partir de septiembre.

ae

Comentarios