“El tejido vino a llenar el hueco que dejó mi trabajo”: Juana Martínez

Llevan 16 años con su club donde hay lugar para las agujas y el estambre
  “El tejido vino a llenar el hueco que dejó mi trabajo”: Juana Martínez
12/07/2018
03:09
Alma Gómez
-A +A

El mismo día que Juana Martínez dejó de trabajar como enfermera, retomó uno de sus grandes placeres, acomodarse en la sala de su casa, tomar un gancho y ponerse a tejer, pasar las tardes como cuando era niña y su hermana mayor la enseñaba a hacer chambritas, bufandas y pequeños vestidos para muñecas.

Es enfermera jubilada desde hace 16 años, y para no tejer sola invitó a sus demás vecinas también jubiladas a tejer con ella y con su mejor amiga Sarita, quien ya falleció. Desde entonces la sala de su casa se ha convertido en un centro de recreación y convivencia, un espacio donde las mujeres adultas mayores platican de su día a día.

Llevan así 16 años, con su club íntimo y privado donde sólo hay lugar para las agujas y el estambre, se reúnen cada miércoles y las tardes de ese día de la semana se convierten en noches, pues siempre tienen demasiado que contar.

“En este grupo tenemos 16 años, una amiguita mía que ya falleció, Sarita Mendoza ya también jubilada, ella era maestra de corte, me animó a formar este grupo, yo era enfermera y nos gustaban mucho las manualidades. Yo siempre digo que las que quieran ir siempre estarán las puertas abiertas de mi casa, en nuestro grupo somos ahora como 15 personas”.

Juana comparte con EL UNIVERSAL Querétaro que este círculo de tejido vino a llenar el hueco que dejó su trabajo como enfermera, se convirtió en un pasatiempo divertido y relajante que además le permite ganar su propio dinero, pues ella y sus amigas muestran sus creaciones en un pequeño aparador que han montado en casa de Juana; además de aprovechar bazares, tianguis y mercados culturales para vender sus productos.

Artículo
Allá en la mesa del rincón, María y su máquina de escribir han redactado cartas para solicitar trabajo y recuperar el amor
Escritorio público: Los últimos escribas de la ciudad Escritorio público: Los últimos escribas de la ciudad

“Esto que nosotros hacemos no lo encuentran en ningún lado, en este grupo de nosotros nadie cobra, todas compartimos todo, lo que sabemos hacer lo enseñamos a las demás, nos reunimos los miércoles en mi casa, antes íbamos al módulo del adulto mayor pero nuestro problema es que a veces algunas se quieren quedar más tarde y en mi casa ahora sí se van a la hora que se quieran ir, a las 8 o 9 de la noche”.

“Nos la pasamos siempre muy bien, festejamos los cumpleaños del mes, hacemos un convictorio, siempre estamos conviviendo entre nosotras. Hay señoras que a veces no tienen ganas de hacer nada y les decimos, ‘no hagan nada pero vénganse aquí con nosotras aunque sea a platicar’, nos reímos, no falta la que cuenta chistes y ahí compartimos nuestras experiencias”.

Cada una de las mujeres tiene una habilidad y la comparte con las demás, unas enseñan a tejer, otras a coser con punto de cruz, otras a bordar, y así se crea un círculo virtuoso en donde no sólo hacen lo que les gusta, sino que aprenden algo nuevo cada día.

La variedad de servilletas, juegos de baño, sábanas, manteles y demás objetos del hogar decorados con tejido, no caben en la pequeña mesa blanca en donde las mujeres exponen sus productos, en la plaza principal de El Pueblito, en Corregidora.

Presumen su trabajo.

Es la Segunda Muestra Cultural del Adulto Mayor y aprovechan para vender sus tejidos, los paseantes no pueden evitar acercarse y tocar las servilletas, desdoblar las pequeñas sabanas para bebés y decir “Qué hermoso, ya no encontramos nada bordado así”. Al escuchar los halagos, las mujeres sonríen, se encogen de hombros y dicen “Es algo de lo que hacemos todos los días”. Les resulta imposible no presumir su trabajo.

“Esto que hacemos llama mucho la atención, nosotros como adultos mayores tenemos esta mentalidad de seguir con lo tejido y lo bordado, este tipo de manualidades que ya los jóvenes no saben hacer, porque no les llama la atención”.

“A los recién jubilados les recomiendo que se unan a algún grupo porque uno se deprime de quedarse en su casa, yo voy a grupos de ejercicio los otros días de la semana, hay que permanecer activa siempre. La gente me pregunta que cómo me pasé la menopausia, les digo que ni cuenta me di, que siempre he sido muy activa”, comparte Juana.

Ante aproximadamente 350 personas reunidas en el jardín principal de El Pueblito, el alcalde de Corregidora, Josué Guerrero Trápala inaugura las jornadas culturales, reconoce que el sector de adultos mayores siempre ha sido una prioridad para el actual gobierno municipal.

“El tema del adulto mayor siempre ha sido muy sensible para mí, Corregidora se ha distinguido por promover espacios e integrar actividades recreativas, deportivas, artísticas y culturales aunado a los programas de asistencia social y salud que se mantienen permanentemente”, expresó Guerrero Trápala.

Del mismo modo, destaca que la principal prioridad para la demarcación es hacer una dignificación de la figura del adulto mayor, pues, dice, en estos tres meses que restan de su gestión seguirá impulsando las acciones y programas para su beneficio.

Comentarios