Jóvenes que impulsan a emprendedores

Con la Sombra de la Fantasía, Eduardo y Saúl buscan brindar apoyo y orientar a quienes desean poner un negocio; ofrecen conferencias.
Jóvenes empresarios impulsan a mas emprendedores
Saúl y Eduardo cuentan que cuando realizaron sus primeros talleres sólo asistieron sus familiares, pero gracias a su perseverancia lograron organizar eventos con la participación de artistas que han dado conciertos en favor del emprendedurismo.
18/03/2018
06:51
Alma Gómez
-A +A

La falta de dinero, poca planeación y desconocimiento sobre cómo posicionar las marcas, son los problemas más frecuentes detectados por los emprendedores al momento de querer echar a andar su propia empresa. En la Sombra de la Fantasía detectan estas problemáticas y ofrecen soluciones a los emprendedores. Ese es el trabajo de Saúl Irak García Rodríguez y Eduardo Ocram García López, quienes desde hace un año iniciaron dicho proyecto especializado en brindar apoyo a los que tienen la intención de emprender.

Inicios

La Sombra de la Fantasía surgió como una idea entre los alumnos de la licenciatura en Relaciones Internacionales; su autor fue Saúl García, quien siempre se visualizó como emprendedor, pues desde siempre ha participado en proyectos propios junto a su familia.

“Yo siempre me visualicé como emprendedor, mi hermano y mi socio también son emprendedores; yo he tenido negocios con mi familia de carnes, parrilladas, fruta deshidratada y posteriormente decidí establecer este proyecto para apoyar al emprendedor, no para recaudar dinero sino para apoyarlos. La Sombra de la Fantasía es un proyecto social con la finalidad de incrementar los casos de éxito en el ambiente del emprendedurismo”, destaca.

Cuando la idea de crear la Sombra de la Fantasía tomó forma, Saúl se asoció con su primo Eduardo Ocram para comenzar a trabajar juntos. Eduardo se encargó de la imagen creativa, mientras Saúl se enfocó en organizar cursos y conferencias, además de conseguir talleristas.

El objetivo, comentan los jóvenes, es impartir talleres, conferencias y cursos en donde les den herramientas a los emprendedores para que afronten sus obstáculos y logren el éxito en sus empresas.

“Tenemos un modelo de negocios en donde les brindamos las herramientas especiales, donde van pasando talleres hasta terminar varias etapas, donde aprenden cómo crear propuestas únicas de valor, cómo validar su producto o su servicio, entre otras cosas. Es una taller integral que abarca desde cómo hacer dinero, hasta fijar objetivos personales. En la Sombra de la Fantasía decimos que el conocimiento debe estar acompañado de la acción; si lo sabes, pero no lo ejecutas y si lo ejecutas sin saber cómo hacerlo, tu negocio no funcionará, es por eso que hay tanto fracaso entre las nuevas empresas, tiene que ser una amalgama perfecta para lograr el éxito”, explican.

“Buscamos encontrar a la persona adecuada que pueda brindar esos talleres, que tenga los conocimientos necesarios para impulsar al emprendedor. Ahora estamos trabajando con un amigo que hizo sus estudios en España sobre Emprendimiento y Microeconomía, seleccionamos a las personas adecuadas que se dediquen a eso, por ejemplo, Pablo Hernández que es cofundador de micochinito.com”, destaca Saúl.

Saúl y Eduardo cuentan, en medio de risas, que hace un año cuando realizaron sus primeros talleres sólo asistieron sus familiares, pero ahora han organizado eventos en los que varios artistas dan conciertos en favor del emprendedurismo, eventos a los que han asistido hasta 500 personas.

“En un principio, a los primeros eventos asistían sólo nuestra familia, no podíamos creer que aunque los talleres eran gratis la gente no los aprovechara, pero seguimos intentándolo y ahora, el pasado 1 de diciembre en el jardín del Pueblito realizamos el evento Qro Festival, que tuvo una afluencia de 500 personas, y eso lo logramos cuatro meses después de los talleres en donde no asistía nadie”, apunta.

Eduardo deja en claro que tienen actividades extras a lo que hacen en la Sombra de la Fantasía: él se dedica al diseño gráfico, mientras Saúl continúa con sus estudios de Relaciones Internacionales.

Cada taller o conferencia tiene un costo de recuperación, que según los jóvenes, no se compara con otros cursos profesionales sobre emprendedurismo.

“Nosotros, por ejemplo, hemos tomado talleres sobre propuesta única de valor, la validación, etcétera, y cuestan hasta 15 mil pesos por unas horas. Nosotros ofrecemos eso mismo por mil pesos, no conozco nadie que maneje esos precios aquí en Querétaro”, refiere Eduardo.

Sin herramientas

Las problemáticas más comunes entre los emprendedores, según lo que detectan Saúl y Eduardo, son la falta de recursos económicos y desconocimiento de estrategias de marketing para posicionar sus marcas. En estos temas se centran los cursos y talleres impartidos en la Sombra de la Fantasía, por lo que uno de los objetivos de las charlas es fomentar el valor de la paciencia y dejar en claro que el éxito en una empresa nueva no se obtiene de la noche a la mañana.

“Nosotros preguntamos cuál es el ancla más grande para emprender, nos dicen que no tienen dinero para invertir, que necesitan un préstamo, pero no necesitan un préstamo porque si no saben cómo generar dinero se van a endeudar, y eso no se lo dicen los bancos porque para eso están los intereses. Nosotros, por ejemplo, les decimos que tengan siempre un ahorro, que no lo inviertan todo, la limitante no es que no tengan dinero para emprender, sino que una vez que lo hayan invertido todo, no sepan cómo generar más recursos, en proyectos nuevos siempre hay muchas fugas de dinero, gastos innecesarios”, explica.

Alcanzar la solidez que la Sombra de la Fantasía tiene ahora no fue tarea fácil. La apatía y el desconocimiento de los posibles emprendedores fue el obstáculo más difícil de romper. Ahora, el siguiente reto es reforzar el área de publicidad para alcanzar a una mayor cantidad de gente.

Eduardo se dice satisfecho con el crecimiento del proyecto, pues nota que los emprendedores resuelven dudas y, a través de un seguimiento que realizan con cada persona, se dan cuenta de que los proyectos se vuelven sólidos.

“Vemos un gran crecimiento del proyecto, vemos que la gente está motivada cuando conocen los talleres, las conferencias, se motivan y hasta ahora los resultados han sido muy buenos; estamos siempre en constante actualización para ofrecer siempre las mejores cosas”, apunta el joven.

Entre los planes a futuro, Eduardo y Saúl quieren llevar los talleres a las zonas rurales de Querétaro y realizar un encuentro interuniversitario. Su mejor aliado para contactar con emprendedores han sido las redes sociales, en Instagram y Facebook están como la Sombra de la Fantasía.

Comentarios