10/06/2017
11:36
Francisco Flores

Cría y venta de conejo, una opción de negocio

La cooperativa Toezcamactx, que agrupa principalmente a mujeres de seis municipios, consolida la actividad cunícola como fuente de ingresos para numerosas familias

Debido a que en las zonas rurales las opciones de empleo son más limitadas, la cría y venta de conejo en pequeñas granjas de traspatio va a paso lento pero consolidándose en seis municipios queretanos; numerosas familias han encontrado en ella su fuente de ingreso.

Para impulsar y fortalecer la actividad cunícola en el mercado local, se conformó la sociedad cooperativa Toezcamactx, cuyo principal motor son —en su mayoría— mujeres de Tolimán, Ezequiel Montes, Cadereyta, El Marqués, Colón y Tequisquiapan.

La organización ha desarrollado una cadena de producción, que incluye reproducción, matanza y comercialización de conejos, que tienen como principal centro de distribución la Central de Abastos de Querétaro.

También elaboran subproductos con la piel aterciopelada del conejo, como llaveros, gorras, sombreros y pantuflas.

Además, promueven la elaboración de platillos con carne de conejo; las productoras aseguran es más saludable que otros productos cárnicos, siendo un alimento ideal para quienes tienen diabetes.

Yuridina Resendiz es mamá soltera de tres hijos, nativa y vecina de Villa Progreso, Ezequiel Montes, en donde trabaja en el comedor de los temascales Taxai, y también se suma a la cría y venta de conejo.

Con un espíritu emprendedor, Yuridiana dice que se dedica a la actividad cunícola para obtener ingresos económicos de manera extraordinaria: “Yo soy la responsable del gasto de la casa, por eso el conejo, para mí, representa un sostén”.

Explica que su patrón, Gustavo López Velázquez, el dueño de los temascales, fue quien la motivo a participar en la cooperativa Toezcamactx, que impulsa un proyecto de cunicultura como actividad económica.

“Al principio no quería debido a que no sabía cómo iba a producir”, señala.

Ya motivada, por el éxito que ha tenido el proyecto, entró al área que se dedica a comprar gazapos para engorda, que son las crías recién nacidas de los conejos, de los que dice: “En un principio pensaba que se iban a morir, ese era mi temor”.

Explica que cada gazapo lo compra en 35 pesos, de los baratos. “Nosotros los conseguimos entre los mismos miembros del grupo, nos avisamos que sus conejas tuvieron crías y cada camada es de por lo menos 15 animalitos”, menciona la mujer.

Tiene ocho meses de participar en esta actividad, pero destaca que por medio de la cooperativa Toezcamactx ya está vendiendo su propio producción a varios establecimientos que se encuentran en la ciudad de Querétaro.

“Ya estamos vendiendo nuestro producto, en casa lo sacrificamos, no es difícil el proceso, pero a mí me da tristeza matarlos, pero de la manera en que nos han enseñado en Sagarpa [Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación] a sacrificarlos no sufren tanto”, dice.

Cada mes vende alrededor de 30 conejos. Después de que son sacrificados, se les quita la piel, se lavan, se empaquetan en bolsas y se vende a 85 pesos el kilogramo, lo que hace que cada pieza de este animal se comercialice en 160 pesos aproximadamente. “Todo depende de lo que pesen”, explica.

La venta de conejo representa para Yuridiana una ayuda económica, “pues hay ocasiones que no tengo dinero y estoy mal en mis ingresos, pero de repente llega un cliente y nuestra situación mejora”.

Platica que la inversión es mínima. Aunque a cada conejo se le da de comer alimento especial, es relativamente barato, pues cada kilogramo cuesta ocho pesos, así como zanahorias o verduras; por otro lado, para economizar se mandan hacer jaulas hechizas, que son muy parecidas a las de marca.

Delicia gastronómica

Como encargada del comedor en los temascales Taxai, su especialidad es la cocina, principalmente platillos que llevan como ingrediente la carne de este animal, entre ellos conejo al horno, en salsa de chipotle o en salsa verde.

El conejo como alimento, explica, tiene mejor textura que el pollo y “sabe muy diferente, un poco más dulce; en cambio, en otro tipo de carnes hay casos en donde ya no se identifica ni el sabor”.

Yuridiana, al igual que las demás mujeres que participan en esta sociedad cooperativa, realizan de manera constante muestras gastronómicas, en las que se presentan platillos elaborados con carne de conejo a posibles clientes y autoridades, con el objetivo de buscar apoyos económicos para impulsar este proyecto de cunicultura.

Entre los platillos que más destacan se encuentra el conejo en penca, en salsa verde, chile negro y en salsa de tejocote y chipotle o el conejo al mojo de ajo.

Una mejor calidad de vida

María Margarita Sánchez Ramírez, de la comunidad de Gudinos, Tolimán, menciona que si bien la sociedad corporativa surgió a mediados del año pasado, ella lleva como productora de conejo 18 años.

“Esta carne nos ha permitido darles otra calidad de vida a nuestras familias, teniendo ingresos para darles estudios a nuestros hijos. En pocas palabras, hemos podido sobrevivir”, enfatizó la mujer.

Inicialmente, explica, las autoridades impulsaron la producción de conejo, debido que se tenía una alta desnutrición en el municipio de Tolimán. “Entonces, eso ayudo a que nosotros conociéramos las bondades de este tipo de carne”, dice.

La cría de conejo es muy fácil, además de que son animales que no traen enfermedades y lo único que deben de tener los productores con ellos es limpieza en el lugar en donde están y en sus alimentos.

Por tener muchos años como productora, Margarita tiene su propia clientela, la cual llega hasta su domicilio para hacerle pedidos, tanto en canal como pies de cría con los gazapos.

Crecimiento y puntos de venta

Soraya González Abraham, extensionista de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), es quien ha coordinado el trabajo para la conformación y organización de esta sociedad cooperativa.

Precisa que Toezcamactx es una organización que nació en mayo de 2016 y se encuentra conformado por 48 productores que tienen diferentes especializaciones.

Explica que se le puso el nombre de Toezcamactx debido a que son las primera letras de los municipios de donde provienen los productores: Tolimán, Ezequiel Montes, Cadereyta, El Marqués, Colón y Tequisquiapan.

Detalló que la venta del producto se realiza por medio de una empresa que se llama Comercializadora de carnes Ali, “ellos inicialmente no comparaban 20 canales, pero ahorita ya nos piden 35 cada 15 días”.

El siguiente paso para incrementar las ventas, dice, es abrir un punto de venta en cada ayuntamientos donde se realiza la cría y producción de conejos, también se contempla abrir un centro de comercialización en la capital.

Subraya que se conoce poco la carne de conejo, a pesar de que “tiene muchas propiedades. Es una producto que tiene altos porcentajes de proteína. La consumen los niños, les ayuda muchísimo a su crecimiento; al adulto mayor le ayuda debido a que tiene poco colesterol y un reducido ácido úrico y eso le ayuda a quienes son hipertensos, y para bajar de peso”.

El principal problema se enfrenta en el mercado frente a otros productos cárnicos, apunta, “es que mucha gente no lo sabe preparar en diferentes platillos, tampoco lo sabe consumir o le da ternura el animalito, pero también hay mucha ignorancia de los beneficios que tiene la carne de conejo”.

Los beneficios para el productor, enfatiza, es que una hembra se puede reproducir cada 45 días y, si tienen muy buena genética, pueden vivir hasta tres años. “Por eso, creo que se requiere una mayor difusión para que se conozca al conejo”, concluye.