Crece la producción de cerveza artesanal en Querétaro

Una bebida que irrumpió en los bares queretanos desde hace algunos años y que llegó para quedarse.
27/12/2015
01:41
Lenin Robledo
-A +A

A la lista de licores y bebidas alcohólicas más populares en el estado de Querétaro, como el tequila, el mezcal, el ron, el whiskey, el vino, la ginebra, el tradicional pulque y por supuesto, la cerveza industrial, con sus marcas más conocidas, hay algo que añadirle: una bebida que irrumpió en los bares queretanos desde hace algunos años y tal parece que llegó para quedarse y nos referimos a la cerveza artesanal.

Un producto que, de acuerdo con sus productores y promotores, no tiene nada que ver con el que venden los emporios cerveceros de México y el mundo.

En palabras de Miriam Rodríguez, presidenta de la Asociación de Cerveceros Independientes de Querétaro, la cerveza artesanal ofrece una experiencia de sabor completamente distinta a una cerveza “industrial” como ella misma la denomina, debido en gran parte a la calidad de los ingredientes y a la forma de elaborarla.

“Yo considero a la cerveza artesanal como cerveza de verdad, la cerveza industrial es más como una bebida que se fermenta, que tiene un montón de cosas para hacerla más barata, como arroz, maíz, sorgo, trigo, etcétera, que permiten que el costo sea tan bajo, mientras que con la cerveza artesanal te estás bebiendo un producto de calidad en la que se cuidan los ingredientes. Beber una cerveza artesanal es una experiencia de sabor que te ofrece posibilidades y características que incluso pueden resaltar los sabores de alguna comida en especial”, señaló.

Según registros de la Asociación de Cerveceros Independientes de Querétaro (ACIQ), en el estado de Querétaro existen 13 productores de cerveza artesanal, tal es el caso de la Cervecería Hércules, Cervecería Toro, La Prodigiosa, Ayotzintli, Estudio Cervecero Experimental, Spicy Frog, Espiga, Cervecería Don Javier, Conspiración, Cervecería Fórmula, Cervecería Alquimia, Cervecería Ríos y Cervecería Josefa, aunque las últimas dos, no pertenecen a dicha asociación.

Por su parte, Jorge Torales, cofundador de Cervecería Toro, estima que entre los 10 propietarios que integran la Asociación de Cerveceros Independientes de Querétaro producen en promedio, 30 mil litros de cerveza artesanal por mes, lo que Miriam Rodríguez, presidenta de ACIQ, considera como positivo, ya que en los últimos tres años, los productores de cerveza artesanal han crecido cerca de 200% y según las expectativas, el número seguirá creciendo para el próximo año.

“Desde hace tres años para acá somos casi el triple, ya que sólo éramos cinco y ahora casi somos 15 y va a crecer más. Esperamos que para 2016 surjan al menos cuatro cervecerías nuevas más; ya hemos tenido acercamiento con algunos de ellos, ya están trabajando en su marca y su producto”, indicó.

Muchos son los estilos que existen dentro de este segmento de la cerveza y no solo se limita a la cerveza clara u oscura; en la cerveza artesanal también se experimenta con ingredientes y fórmulas que la hacen más exótica y atractiva para el consumidor, como miel, nuez, chile, entre otras especias.

Variedad

En Querétaro se tienen registrados al menos 30 estilos diferentes, siendo las más comunes la India que suelen ser cervezas muy doradas, claras y transparentes.

Está también la Porter, una cerveza menos oscura y potente que la Stout, con un profundo carácter a malta tostada y también con un sabor amargo y la Stout, que son cervezas muy oscuras, prácticamente de color negro, y poseen un perfil de sabor profundamente tostado.

El crecimiento de la industria cervecera artesanal no ha sido exclusivo de Querétaro, de hecho, estados como Baja California, Nuevo León, Chihuahua, Jalisco, y la propia Ciudad de México, son entidades que cuentan con un buen número de productores de cerverza artesanal.

Tan solo, el estado de Baja California cuenta con al menos 54 cerveceros artesanales.

El crecimiento en producción e infraestructura es más evidente en algunos productores que en otros, tal es el caso de Cervecería Toro, fundada en 2006 y pionera en el ámbito de la cerveza artesanal en el estado, y que el próximo año ya tienen proyectado iniciar operaciones en una planta ubicada en los Estados Unidos.

“En 2010, semanalmente producíamos a la semana 80 litros, lo que significaba 320 litros al mes; actualmente estamos produciendo cinco mil litros al mes. Hemos crecido más de 10 veces y el próximo año estaremos iniciando operaciones en una planta en Miami, donde estaremos produciendo 20 veces más de los que estamos produciendo ahorita”, manifestó Jorge Torales, gerente operativo de Cervecería Toro.

Un negocio que inició como un gusto

En general, los cerveceros artesanales de Querétaro, coinciden en señalar que en un principio, más que un negocio, la idea de elaborar su propia cerveza surgió como una inquietud o como un pasatiempo, sin embargo, la misma dinámica de esta actividad los fue llevando a tener otros objetivos, entre ellos, el desarrollo y crecimiento de su empresa.

“Después de vivir un tiempo en Toronto, Canadá, empezamos a probar la cerveza artesanal, y nos gustó; después regresamos a México y mi marido quiso importar algunas marcas de allá pero por la cantidad de permisos, la inversión y otras cosas, ya no seguimos; pero mi esposo no se quedó con la ganas y comenzó a elaborar pequeñas pruebas de cerveza sólo para él y sus amigos, hasta que se decidió a sacar su propia marca y de iniciar con 50 litros semanales, actualmente producimos alrededor de mil 300 litros mensuales”, comentó Jaqueline Albino Bautista, socia de Espiga Local Brewing, cervecería fundada en 2013.

Las perspectivas de crecimiento para este mercado son amplias, según los propios cerveceros, aunque también son muchos los obstáculos que han tenido que superar para mantenerse en el mercado, siendo la principal problemática el tema de los impuestos, ya que consideran que las condiciones actuales no son justas.

“Hay un impuesto que se le agrega a los empresarios productores, que es el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que a todo aquel que produzca algo, como bebidas endulzadas, chatarra, alcoholes y cerveza, les cobran 26.5 de impuestos más el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) y eso está hecho para una empresa que produce tres millones de litros por ciento pero no para nosotros”, sentenció Miriam Rodríguez, presidenta de ACIQ.

Más retos

Otro de los inconvenientes que han sufrido en los últimos meses los cerveceros tiene relación con la fluctuación del peso contra el dólar, lo que hace también muy volátil la inversión que deben realizar, ya que hasta 80% de los productos que utilizan, son traídos del extranjero, especialmente Estados Unidos y Europa.

Pero a pesar de todo ello, cada vez es más común encontrar en los bares queretanos una importante variedad de cervezas artesanales de muchas partes del país y a pesar de que en gustos se rompen géneros, los productores queretanos piden el apoyo de los consumidores locales y se den la oportunidad de probar una cerveza artesanal hecha en Querétaro.

En el estado ya se han realizado eventos a fin de dar a conocer la cerveza artesanal entre el público, además de informar sobre cómo es el proceso de elaboración.

Comentarios