La llamada de Ricardo Anaya a AMLO, el símbolo de victoria que esperaba Tatiana

Así vivió y brindó Tatiana Clouthier el domingo 1 de julio la victoria de Andrés Manuel López Obrador; narra el día completo en su libro "Juntos Hicimos Historia"
La llamada de Ricardo Anaya a AMLO, el símbolo de victoria que esperaba Tatiana
Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial
21/03/2019
05:26
Redacción
-A +A

Ciudad de México.- En el libro “Juntos Hicimos Historia”, Tatiana Clouthier narra sus experiencias y opiniones en torno a la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, la cual coordinó.

Además de acusar a Enrique Krauze de estar detrás de una campaña negra contra su candidato, y relatar diversos episodios, como los debates presidenciales y los spots, ataques y contraaaques, Tatiana también cuenta cómo pasó el domingo 1 de julio de 2018, el día de la votación.

Escribe que amaneció en Nuevo León, acudió a votar y tomó un vuelo a la Ciudad de México. Allí, al filo del mediodía, empezó a reunirse con el equipo y a recibir primeros informes positivos.

Pese a las cifras y felicitaciones, la victoria aún no estaba consolidada, consideraba. 

Las felicitaciones y los abrazos fueron llegando poco a poco. En el Hotel Hilton de Alameda fue el búnker de Morena hasta que llegó el símbolo que Tatiana esperaba.

Se trataba de una llamada de Ricardo Anaya, abanderado del PAN, para felicitar a AMLO y desearle suerte. “¡Ahora sí, el arroz está cocido”, escribe Clouthier al recordar este momento.

Artículo
El historiador aseguró que "no existe ni va a existir nada que implique que maquiné contra el presidente", como señala la diputada de Morena
Lo que hace Tatiana Clouthier "es una bravata", dice Enrique KrauzeLo que hace Tatiana Clouthier "es una bravata", dice Enrique Krauze

“Minutos después supe que Anaya había reconocido su derrota y que le deseaba suerte a Andrés. La interpretación que le doy a esa llamada es que si el triunfo fue tan contundente y el PAN todavía tenía la esperanza de conservar Veracruz y Puebla, era una manera de bajar presión y tener mayor margen de maniobra a la hora de litigar en los tribunales”, dice. 

Eso fue como a las siete de la noche e inmediatamente después, dice “vino el mensaje de José Antonio Meade (candidato del PRI) “Entonces sí ya gritamos todos en el cuarto donde estábamos, todo el equipo de campaña y los integrantes del futuro gabinete nos abrazamos”.

“Un rato después llegó Andrés y nos fuimos a otro cuarto, donde había menos gente, y nos felicitamos de nuevo”.

Después vino el evento en el Zócalo y el regreso al hotel. “Nos sentamos en una mesa del lobby; nos quisimos tomar algo para celebrar, pero nos dijeron que el servicio había terminado. Los de la mesa de al lado nos ofrecieron una botella de tequila y pedimos unos vasos de plástico”.

“Santiago Pando y su esposa dijeron que ellos llevaban una botella de vino tinto y ahí entre todos los chavos, con dos o tres cervezas que alcanzaron a pedir antes, brindamos y estuvimos hasta las tres de la mañana”, publica Clouthier en su libro.

“Al día siguiente tuvimos un par de entrevistas muy temprano en la mañana”, finaliza. 

Comentarios