Se encuentra usted aquí

El Niño Migrante termina su viaje

Mario Castellanos, de 12 años, se convirtió en el símbolo de la Caravana Migrante por viajar solo y sin permiso de sus padres para huir de la pobreza
El Niño Migrante termina su viaje
FOTO: MARÍA DE JESÚS PETERS. EL UNIVERSAL
27/10/2018
11:02
María de Jesús Peters
-A +A

Tapachula.— El viernes 19 de octubre una nube de gas lacrimógeno acabó con el sueño de Mario de tener una vida mejor. Sus infantiles fuerzas le dieron guerra a los policías antimotines de México, pero no le alcanzaron para cruzar la frontera.

Con 12 años de edad, Mario Castellanos se convirtió en el símbolo de la Caravana Migrante que el pasado 13 de octubre partió de San Pedro Sula, en Honduras, rumbo a Estados Unidos.

Solo y sin dinero —por haberse escapado de su casa—, el pequeño quedó en medio de los disturbios que se registraron en el puente fronterizo Rodolfo Robles, cuando unos 7 mil migrantes intentaron ingresar por la fuerza a territorio mexicano y fueron contenidos por la Policía Federal (PF).

Su imagen le dio la vuelta al mundo: en medio de llanto y desesperación, el pequeño reclamaba a quienes le arrojaban gas lacrimógeno. “En Honduras uno sufre”, le dijo Mario a BBC Mundo.

Artículo
Activistas de extrema derecha y milicias recaudan fondos para acudir a la frontera sur de Estados Unidos, a fin de evitar que los migrantes centroamericanos ingresen al país; planean llevar armas para ayudar a la Patrulla Fronteriza en dicha tarea
Milicias de extrema derecha declaran "guerra" a caravana migranteMilicias de extrema derecha declaran "guerra" a caravana migrante

En medio de la trifulca entre policías y hondureños, Mario fue asegurado por el Instituto Nacional de Migración (INM), que el pasado jueves terminó por repatriarlo a su natal Honduras.

Aunque caminó con el contingente durante siete días, recorriendo Guatemala y comiendo de la caridad, Mario fue deportado.

Al otro lado del río.

En Honduras, el menor vivía entre la pobreza y el miedo. Habitante de Las Torres, uno de los asentamientos más pobres de San Pedro Sula, el niño se dedicaba a la venta de agua helada, otras veces iba al centro a vender chicles. No asistía a la escuela y temía ser asesinado por pandilleros, así lo expresó a diversos medios.

Aunque está de vuelta en su país, José Mario y Dilsia, padres del menor Mario, no han podido reunirse con su hijo.

José Mario, quien es guardia de seguridad, dice que el niño se fue sin permiso y notó su ausencia hasta que ya había avanzado.

La primera dama de Honduras, Ana García, explicó que las autoridades buscan determinar primero “las condiciones de vida de su familia” y “qué oportunidades podrá brindarle el gobierno para seguir adelante”. Este es el éxodo de un sueño que no se cumplió.

Por ser un caso público y ampliamente difundido por los medios de comunicación, se decidió publicar la fotografía completa del niño Mario.

 

arq

Comentarios