Se encuentra usted aquí

Agresiones sexuales a niños al alza

Entre 2015 y 2018 se incrementaron 39%, según cifras del SESNSP; de seguir la tendencia, 2019 puede ser el año con más ataques
Agresiones sexuales a niños al alza
En México, los padres o el tutor de los menores de edad son quienes deben presentar las denuncias por abuso sexual, de acuerdo con la Redim. / Foto: IVÁN STEPHENS
29/04/2019
11:23
Alexis Ortiz
-A +A

En los últimos tres años las agresiones sexuales contra menores de edad se incrementaron 39%. Mientras que en 2015 ocurrieron 2 mil 81 incidentes, en 2018 la cifra se elevó a 2 mil 919.

Se trata de un problema que afecta a casi todas las entidades de la República, pero de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Estado de México concentró la mayoría de los incidentes en 2018, con 701; en Baja California ocurrieron 320; en Nuevo León, 317; en Puebla, 271, y en Chihuahua, 218.

Sobre el aumento en los casos de violación equiparada —el ilícito con el cual se identifica a las agresiones sexuales contra menores de edad— Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) dice que “ocho de cada 10 abusos sexuales contra niños, niñas y adolescentes son cometidos por familiares, es decir, ocurren en espacios donde las víctimas no tienen voz y eso es un estímulo para cometer el delito”.

Además, el defensor añade: “El mundo jurídico mexicano no le da valor al testimonio de un menor y, actualmente, por ley ellos no pueden presentar una denuncia directa, sino que debe hacerlo su tutor o sus padres. Lo que no piensan las autoridades es que tal vez fueron esos mismos adultos quienes realizaron el acto delictivo”.

Según información de la Redim, sólo uno de cada 10 crímenes cometidos contra menores de edad recibe una sentencia.

En este contexto, la violación equiparada ha encontrado campo fértil para reproducirse, incluso supera a otros delitos como el acoso o el hostigamiento sexual, según los datos del secretariado ejecutivo.

Y esas mismas cifras también revelan que 2019 puede convertise en el año con más agresiones sexuales contra menores si la tendencia sigue como en el primer trimestre del año, puesto que entre enero y marzo se han registrado 837 casos.

El Estado de México continúa registrando la mayoría de los incidentes, con 209; le sigue Puebla, con 90; Chihuahua, con 81; Nuevo León, con 73, y Baja California, con 72.

“Sí hemos detectado este incremento, pero nos preocupa más no tener cifras confiables. La violación equiparada tiene un impacto muy fuerte en el desarrollo de las víctimas y hay un subregistro enorme de este delito. Si no tenemos esa información, no podremos trabajar en la defensa de los derechos de la infancia”, lamenta Sandy Poiré, directora de Calidad y Asuntos Internacionales de Save The Children México.

Artículo
Causa, expansión del crimen organizado: ONG; en primer trimestre de 2019, 285 asesinatos, dice
Incrementa 42% homicidio infantilIncrementa 42% homicidio infantil

Una agresión sexual en un menor no es una huella imposible de borrar, pero es necesario someter a la víctima a constantes terapias sicológicas y físicas.

Especialistas consultados consideraron que cada persona asimila una violación de manera diferente, pero coincidieron en que la víctima debe tomar un tratamiento durante mínimo dos años.

“Será muy importante que este gobierno implemente una medida política nacional y fortalezca el sistema judicial para proteger a los menores. Las agresiones contra esta población regularmente son ignoradas porque se piensa que se trata de asuntos familiares”, concluye Sandy Poiré.

Un delito silencioso

Sharon Linnet Lara, psicóloga experta en abuso sexual infantil, advierte que este acto delictivo no empieza de forma violenta en 90% de los casos, sino como un juego e incluso con “cariños”.

“Los agresores le dicen a sus víctimas que los besos son de cariño, que todo es un juego. Así se empiezan a ganar la confianza del menor hasta cometer el abuso”, dice.

La especialista añade que algunos indicios para detectar si un menor fue víctima de violación son que tenga lesiones en su zona genital, que sufra pesadillas, que muestre temor exacerbado a un adulto, que comprenda conductas sexuales no aptas para su edad, que no controle sus ganas de orinar y que rechace las muestras de cariño.

“Es muy importante que los padres fortalezcan la relación con sus hijos, porque en muchas ocasiones los amigos de las víctimas o sus profesores son quienes se enteran primero del delito”.

Comentarios