Suman 457 denuncias por delitos como robo y acoso contra choferes de Uber

Las indagatorias se han iniciado en once estados por los delitos de robo, violación, homicidio, abuso de confianza, entre otros
Suman 457 denuncias por delitos como robo y acoso contra choferes de Uber
Foto: Archivo
20/09/2018
07:35
Alexis Ortiz
-A +A

El ¡zaaaaz! de las puertas advirtió a Carlos que ese viaje no sería como cualquier otro. Se había quedado dormido en la parte trasera de un Uber y dos portazos lo despertaron. Apenas se le espantó el sueño y se dio cuenta de que tenía una arma apuntándole a la cabeza. Dos sujetos habían abordado el vehículo para amenazarlo de muerte, o entregaba sus cosas o se jodía. Y el conductor seguía su rumbo, como si nada sucediera.

“¡Si no me das tus cosas ya valiste madre, necesitamos tu celular y tu cartera!”, le gritaron los asaltantes al joven que había pedido un taxi privado para volver a su casa por la madrugada. Su viaje debía durar a lo mucho 25 minutos, pero durante casi una hora lo mantuvieron cautivo, lo golpearon y le dieron un cachazo en el rostro.

“Uno de los hombres se subió como copiloto y él era quien traía el arma. Prácticamente me apuntó todo el trayecto, sólo bajaba la pistola cuando se acercaba un automóvil o se ponía un semáforo. Yo les entregué voluntariamente mis cosas y les pedí que no me hicieran daño, que me dejaran ir pero se rehusaron”, explica Carlos.

1_8.jpg

Los hechos sucedieron el pasado 13 de julio a las tres de la mañana en la Ciudad de México. La víctima asegura que el conductor de Uber se convirtió en un cómplice de su asalto, pues nunca intentó ayudarlo y continuaba manejando sin rumbo aparente.

“Lamentablemente yo no me di cuenta de que el conductor nunca inició el viaje. Cuando llegué a mi casa prendí la computadora para dar de baja mi cuenta de Uber y me percaté de que el chofer canceló el servicio hasta las cuatro de la mañana, cuando los delincuentes por fin me dejaron libre”, señala.

Carlos levantó una denuncia ante el ministerio público después de lo sucedido. A ese procedimiento legal contra un conductor de Uber se suman otros 457 por diversas incidencias delictivas en once estados de la República.

Los presuntos delitos por los cuales se iniciaron las indagatorias sucedieron en los últimos tres años y fueron reportados en 35 municipios, lo cual representa alrededor del 75 por ciento del territorio mexicano en el que la compañía tiene presencia.

Los conductores de Uber  acumulan 115 investigaciones por abuso de confianza, 80 por robo, 23 por violaciones, 23 por daños a las cosas, 11 por lesiones culposas y dolosas, siete por fraude, cuatro por homicidios, tres por acoso sexual y otras 191 carpetas de investigación por delitos diversos y no especificados.

Para la realización de este trabajo se enviaron 24 solicitudes de información a las fiscalías y procuradurías de los estados donde opera la compañía, pero al cierre de esta edición sólo se tuvo respuesta de once dependencias. Los datos proporcionados por Sonora no se tomaron en cuenta porque fue la única institución que especificó que los delitos cometidos por los choferes pudieron no haberse ejecutado mientras el imputado ejercía su ocupación.

Dos meses después del robo, Carlos relata que en un inicio Uber le brindó asistencia legal para aclarar si su conductor efectivamente estuvo relacionado con el delito. Asimismo, pudo recuperar los ocho mil 500 pesos que los asaltantes se gastaron con sus tarjetas de crédito.

2_5.jpg

Por otra parte, su experiencia con las autoridades locales no ha sido la mejor: “Cuando por fin me bajaron del automóvil corrí toda una calle y cuando encontré a unos policías me dijeron que si no me acordaba de las placas del carro no iba a proceder ninguna denuncia. Después me dijeron que era imposible que me llevaran a mi casa porque la colonia donde vivo no era su jurisdicción”.

Y después de todo eso, reclama Carlos, ni el ministerio público pidió los datos del conductor a la empresa y Uber tampoco le ha informado sobre alguna medida concreta que haya tomado para evitar que otros usuarios vivan la misma experiencia.

“Mi miedo también era que los delincuentes tuvieran acceso a información de mi familia cuando me quitaron el celular”, dice el joven, quien aún recuerda el momento en el que uno de los ladrones cortó cartucho, le apuntó a la cabeza y le hizo pensar que ese sería su último día con vida.

“Desde ese momento tengo más precauciones con Uber. Yo era un usuario frecuente e incluso tenía una promoción de un mes con 20 por ciento de descuento en todos mis viajes. Mi recomendación es siempre estar precavidos, verificar que tu viaje sí inició y compartir tu ubicación”, concluye Carlos.

Más autos, menos calidad

Las ciudades y municipios donde los conductores de Uber han enfrentado más investigaciones policiales son Mérida, con 164 casos; Santiago de Querétaro, con 55; San Nicolás de los Garza, con 43; Aguascalientes, con 27; Monterrey, con 26; Zacatecas, con 22; Guadalupe, con 20; Puebla, con 18, y Guadalajara con 11.

Ante estos datos, Uber México declaró vía correo electrónico que “el presunto delito por el cual se investiga puede o no estar relacionado con un suceso ocurrido en un viaje contratado a través de la aplicación. Cuando recibimos un reporte de una presunta conducta ilícita, ya sea dentro de la aplicación o a través de prensa y redes sociales, tomamos las medidas pertinentes o que en algunos casos incluye la suspensión temporal de las cuentas presuntamente involucradas”.

Además, la compañía aseguró que sólo acepta el 12 por ciento de solicitudes para utilizar su plataforma, y también agregó que no tienen detectados puntos específicos de la República en los cuales sus trabajadores sean más propensos a cometer ilícitos.

Expertos en transporte público explicaron que la calidad de Uber y sus competidores ha disminuido en los últimos años debido a su crecimiento acelerado.

“El parteaguas fue el momento en el que Uber dejó de hacer un meticuloso filtro para elegir a sus conductores. Asumo que, al reajustar su modelo de negocio, prefirieron crecer el número de su flota a costa de la calidad. Pero la verdad es que aunque el servicio empeoró, prácticamente todos seguimos usándolo y mucho”, explica el urbanista Iván Amador.

Asimismo indicó que “hay que entender que Uber y sus análogos son un negocio en busca de ganancias económicas y lo hacen mejorando la movilidad de las personas, pero no nos engañemos, su objetivo principal no es ese, sino obtener dinero, así que si quieres una mejor calidad puedes pagar por servicios de mayor lujo”.

También Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), dijo en entrevista que “Uber tiene más controles que un taxi. Una ventaja de la plataforma es que permite un cierto control, pero no pudo escapar de la inseguridad que nos aqueja y seguramente hay conductores que no deberían estar trabajando ahí, que son aquellos que han cometido algún delito”.

El experto indicó que el objetivo de Uber debería ser “mantener el estándar del servicio muy alto y ser conscientes de que son parte del ecosistema de movilidad en la ciudad. Deben jugar para que tengamos un transporte más sustentable y más seguro porque estos servicios son una realidad y llegaron para quedarse”.

Ambos expertos coincidieron en que a pesar de todo, Uber sigue siendo una mejor opción frente a los taxis cotidianos. Iván Amador, del Colegio de Urbanistas, lo resumió así: “Yo diría: en tres años en la CDMX hubo más de 7 mil 800 denuncias hacías taxis tradicionales. ¿Qué quiere decir esto? Uber no es 100 por ciento seguro, pero sigue siendo el mejor medio de ‘transporte público’ disponible”.

“Pensaba que me iban a matar”

“Cuando vi que estaba en Avenida Chimalhuacán, en el Estado de México, lo único que pensaba era que me iban a matar. Yo ya me veía tirada en el Bordo de Xochiaca. Había leído sobre la inseguridad en ese lugar, sobre todo que en Nezahualcóyotl habían aumentado los feminicidios”, relata Karen, quien levantó una denuncia contra un conductor de Uber por el delito de privación ilegal de la libertad.

Ella pidió una unidad que la llevara de la delegación Cuauhtémoc a la Venustiano Carranza en la CDMX, un recorrido de 20 minutos aproximadamente, pero el taxista se desvió hasta el Estado de México con el argumento de que su GPS le marcaba esa ruta.

3_7.jpg

“El conductor extendió la pantalla para que sólo se viera una línea recta y no se viera todo el mapa. Le expliqué que esa no era la ruta y tocó su celular para mostrarme que ‘sí era’. Me dijo que probablemente había cambiado el camino por alguna calle cerrada”, cuenta.

Antes de abordar el carro, Karen tomó las medidas de seguridad de siempre: reconoció las placas del automóvil, verificó que el conductor fuera el correcto y compartió el viaje con su esposo, quien la esperaba en casa junto con su hija. Pero todo eso no impidió que durante minutos la joven imaginara lo peor.

“Me empecé a asomar por todos lados cuando iba en el carro, pero ya era noche y todo estaba solo. En eso el conductor empezó a acelerar más y le pedía que se diera la vuelta en ‘U’; cuando yo se lo decía sólo contestaba ‘sí’ y no lo hacía”, relata la joven.

4_5.jpg

Fue hasta que el taxista bajó la velocidad del vehículo cuando Karen abrió la puerta y, aún con el coche en movimiento, dio un brinco de fe para correr a una gasolinera cercana a pedir ayuda. “Afortunadamente no me caí y corrí al sentido contrario de la dirección de los carros. Volteaba para ver si el conductor me seguía y no fue así. Si él me hubiera querido hacer algo, lo hubiera podido hacer”.

Cuando Karen se quejó con Uber, la empresa le devolvió su dinero y le aseguró que ese conductor ya no coincidiría con ella en sus viajes futuros. Ante esto la joven dice “a mí eso no se me hace suficiente porque yo puedo dejar de usar la aplicación, pero hay más personas que la utilizan sin el conocimiento de que es algo peligroso. La empresa me dijo que no tenían otra forma de disculparse conmigo que dando datos del conductor al MP y devolviéndome el dinero”.

Por su parte las autoridades de la CDMX le dijeron a Karen que “si el conductor ya tenía antecedentes lo podían meter al reclusorio, pero si no los tenía sólo iban a regañarlo; citarlo para decirle que ya tiene un antecedente y que si vuelve a actuar mal puede proceder algo más, como su privación de la libertad”.

Uber: un tema global

Uber no sólo ha dado de qué hablar en México, también en otros países. Hace un año el gobierno de Londres amenazó con prohibir la circulación de unidades por la congestión que provocaban en las calles y porque la compañía no había resuelto las denuncias de acoso sexual interpuestas por algunas mujeres.

También hace unas semana New York decidió frenar el crecimiento de la empresa, pues el ayuntamiento local consideró que sus calles estaban saturadas de carros. Según el INRIX Global Traffic Scorecard, un estudio internacional que mide la cantidad de tráfico en las ciudades más importantes del mundo, “La gran manzana” ocupa el primer lugar en congestión vehícular.

“No queremos que haya más vehículos en las calles, algunas ciudades ponen ciertos límites de cuántos autos que trabajan para esta empresa pueden circular. Es más interesante cuando viaja más de un pasajero en un mismo carro, tipo Uber Pool, porque ahí reduces la cantidad de vehículos que transporta gente”, dice Bernardo Baranda de ITDP México.

Para los especialistas la principal causa de la baja en la calidad del servicio de Uber ha sido su crecimiento descontrolado. Durante el 2017 la empresa informó que en México había más 200 mil socios conductores en la plataforma, pero para este año esperaba llegar al medio millón.

Sobre este debate fluyen las quejas de usuarios víctimas de presuntos delitos o un mal servicio dentro de la plataforma. En Facebook o Twitter es común encontrar casos como el de Aranxa Lugo, quien pidió un taxi para ir a la colonia Condesa en la CDMX y terminó perdida en Naucalpan, Estado de México, a las seis de la mañana.

5_2.jpg

“Siempre me iba en Uber desde mi casa y me dormía hasta llegar a mi trabajo. En esa ocasión, cuando me desperté, me di cuenta de que el conductor ya se había alejado del camino que debía tomar. Primero pensé que se había equivocado, pero me levanté, me acerqué para ver la ruta que estaba siguiendo el chofer y me di cuenta de que ni siquiera había un mapa en su celular”, relata la joven en entrevista para EL UNIVERSAL.

La única explicación que Aranxa recibió por parte del conductor fue que su GPS estaba fallando, por lo cual para solucionar el problema la joven decidió prestarle su teléfono al trabajador.

“Él no me daba una explicación de por qué me llevaba a otro lado. Incluso pasamos dos veces por el mismo lugar y me decía que mi mapa le marcaba así el camino. Al principio yo le di mi celular confiando en él, pero luego me di cuenta de que había sido un error porque si me hacía algo ya no hubiera tenido el teléfono para llamar a mis papás”, dice.

A pesar de que el conductor de Uber no la agredió física ni verbalmente, el temor de la joven se sustentaba en los cientos de homicidios y violaciones de los que cada año son víctimas las mujeres mexicanas.

Eso pasaba por su cabeza cuando observó a unos policías parados en una esquina. En ese momento le arrebató su celular al taxista y salió corriendo hacia las autoridades.  Al ver que el trabajador de Uber no hizo nada para detenerla decidió llamar a un familiar para que fueran a recogerla. Su tormento se hizo más grande cuando se reconoció sola y abandonada en las calles de Naucalpan.

El caso de Aranxa es parte de la cifra negra de presuntos delito cometidos por conductores de Uber; ella no denunció lo que otras víctimas han interpretado como privación ilegal de la libertad.

Y cuando la joven preguntó a la empresa si el conductor que la perdió había sido dado de baja, la información le fue negada. A este respecto la compañía únicamente ha difundido el dato de que el año pasado desactivó a 9 mil conductores por incumplir sus normas de calidad y realizar viajes fuera de la aplicación.

Después de lo sucedido, Aranxa manda una recomendación: “El día en el que el conductor de Uber me perdió en el Estado de México a propósito, creo yo, tenía tanto miedo que no publiqué nada en redes sociales. Hasta que vi lo de Mara en Puebla decidí hacerlo, también para darle un consejo a otras niñas: cuídense mucho”.

 

arq

Comentarios