Clausuran sucursales de La Carreta del Pacífico

Cierre, por acto administrativo, no por vínculo con delito: Granados; pruebas toxicológicas a guardias del lugar dan positivo
Operativo, Clausurado, Seguridad, Drogas, Cártel de Tláhuac, El Ojos, Delegado, Bebidas alcohólicas, Establecimiento, Restaurante, La Carreta del Pacífico
Tras inspeccionar el restaurante de mariscos, personal de las secretarías de Gobierno y de Seguridad Ciudadana procedieron al cierre del establecimiento. (FOTOS: CÉSAR GÓMEZ. EL UNIVERSAL)
05/08/2017
03:26
Francisco Flores
-A +A

Por no contar con las condiciones y medidas de seguridad necesarias para operar, carecer del visto bueno de Protección Civil, no tener licencia para vender bebidas alcohólicas y, además, emplear elementos de seguridad bajo la influencia de drogas (marihuana), la tarde de ayer fueron clausuradas las dos sucursales del restaurante La Carreta del Pacífico que estaban establecidas en Querétaro. Estos negocios han sido vinculados con la familia del delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, quien a su vez tiene presunto nexos con la banda de Felipe de Jesús Pérez, El Ojos, líder del llamado Cártel de Tláhuac, abatido el pasado 20 de julio por la Marina en la Ciudad de México.

De acuerdo con información proporcionada por la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, instancias que intervinieron en el operativo, los establecimientos —que operaban en el fraccionamiento Milenio III, en la capital del estado, y en la calle Josefa Ortiz de Domínguez, en el municipio de Corregidora— tampoco contaban con detectores de metales, puertas de emergencia ni extinguidores, lo que ponía en riesgo la seguridad de los consumidores.

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, Juan Martín Granados Torres, secretario de Gobierno estatal, aseguró que la clausura de los dos restaurantes de comida sinaloense tuvo lugar en el marco del Operativo de Supervisión a Centros Nocturnos y de Entretenimiento, que se lleva a cabo desde hace tres meses en la entidad, con el objetivo de verificar que éstos operen dentro de la normatividad.

El funcionario estatal destacó que estos operativos tienen que ver con una actividad regulatoria de orden administrativo, “y no con la investigación de un delito, ya sea por autoridades locales o por autoridades fuera del estado, federales o estatales”. En este sentido, subrayó que durante el cateo a los inmuebles no se identificó ningún objeto o sustancia ilegal en el interior de éstos.

Explicó que si se hubiera tratado de una clausura por actividades de narcomenudeo o lavado de dinero, la fiscalía del estado o la delegación de la PGR hubieran tenido que intervenir, “lo cual no sucedió”.

En el reporte del operativo se detalla que éste comenzó poco después de las 13:20 horas de ayer. A esa hora, las secretarías estatales de Gobierno, Seguridad Ciudadana y Salud, con el apoyo de las fuerzas policiales de los municipios de Querétaro y de Corregidora, participaron en “la inspección y clausura de dos restaurantes, ubicados en las colonias Milenio III y El Pueblito”, los cuales operan bajo el nombre comercial de Mariscos la Carreta del Pacífico. La inspección finalizó a las 16:45 horas.

La Carreta del Pacífico inició operaciones el 6 de junio de 2015 en la ciudad de Querétaro y el nombre del establecimiento hace alusión a una tradición y forma de disfrutar los alimentos dentro de las tradicionales carreteras de mariscos sinaloenses.

La matriz de esta cadena se ubicaba en la delegación Tláhuac de la Ciudad de México, en avenida Tláhuac número 6030, colonia Santa Ana Poniente, y este establecimiento también fue clausurado a principios de la presente semana. En este lugar, de acuerdo con información de EL UNIVERSAL, era común ver reuniones de integrantes de grupos delictivos, entre ellos el que comandaba Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos.

EL UNIVERSAL publicó ayer un reportaje donde se informa que la elección de Rigoberto Salgado como delegado de Tláhuac trajo prosperidad a su familia, que remodeló el restaurante La Carreta del Pacífico y abrió dos sucursales en Querétaro.

Comentarios