“Mejor vive en la gloria y no en el infierno”

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas difundió este miércoles un testimonio videograbado de una de las más de 700 víctimas de trata de personas a la que brinda apoyo
“Mejor vive en la gloria y no en el infierno”
Fotografía tomada del video del testimonio
01/08/2018
01:30
Manuel Espino Bucio
-A +A

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) difundió este miércoles un testimonio videograbado de una de las más de 700 víctimas de trata de personas a la que brinda apoyo psicológico, económico y atención médica para subsanar las secuelas.

“Nancy”, nombre ficticio de la mujer, narra el infierno que vivió tras ser captada por un grupo criminal que la explotó física y sexualmente.

A continuación el testimonio:

“Tenía 19 años con un título en la mano pensando ignorante, que no valía nada en otra parte. Pues de ahí me voy a estudiar inglés y en la escuela conozco a la güera.

“La güera era la enganchadora de ellos, muy buena onda se veía bien. Yo me fui de mesera y ahí conozco…era un tipo guapo alto de ojos bonitos como blanco pelo rubio, cuerpazo.

“A mí me daba joyas, dinero, ¡uff! No sabía dónde estaba entrando, ni dónde iba a caer. Pues nos casamos, estuvimos como 6 meses de luna miel y me preñó ahí empezó el martirio.

“Me dio una golpiza porque no fui a abortar, casi me saca mi niña a golpes y cuando nació mi niña dijo: ‘ahora sí vas a trabajar’. El trabajo era prostituirse.

Artículo
Explotación sexual y laboral, lo más común en Latinoamérica
Mujeres, 70% de las víctimas de trataMujeres, 70% de las víctimas de trata
 

“Entonces nos llevaban a edificios donde habían 10, 20 mexicanos, 30 en cada departamento y había que acostarse con todos, si no lo hacías era una golpiza.

“A nosotros nos pescan, bueno a él lo pescan debajo de la casa había un sótano con gente secuestrada y drogas, y nos llevan presos a los dos porque a mí también y a la niña la agarra el DIF.

“La niña él cuando en mientras que yo trabajaba, él tocaba a la chiquita, abusaba de la muchachita, de mi niña y luego la vendieron, no la agarró el DIF y yo no estaba casada todo fue falso, el juez era de ellos mismos.

“Salimos de prisión y yo voy a buscar a mi niña al DIF y no hay niña ahí, ahí nunca el DIF agarró a una niña, ya no la encontré nunca más. Fueron golpes, malos tratos y violencia, todo el día a toda hora.

“Había que ocuparse con 600 hombres diario. Tuvimos sexo con un policía federal, 8 chicas, él se volvió muy loco y nos golpeó a todas nos golpeó. Cuando… a él lo matan entre ellos, lo jalán pa’ llá le quitan toda la lana, un balazo, punto.

“Y nosotros como fuimos testigos teníamos también que morir. Fíjate que nos ponen en calzones así, ahí había una milpa de elotes, arrodilladas y él va y saca una metralleta y le hace…pero a mí alguien me cuidaba  porque antes que caiga la niña de aquí y me mancho de sangre y me desmayo yo pensé que me habían dado ya, entonces van por la gasolina para quemar los cuerpos y en eso me despierto.

“Veo a todas muertas y que corro entre las milpas encuerada sin zapatos, encajándome vidrios, picándome bichos. A la carretera yo llegué encuerada, los soldados me vieron, me levantaron, me cogieron y me regresaron.

“Estuvimos en toda la República mexicana en el secuestro, no nos podíamos salir, teníamos sexo con federales y soldados y todos pero no se podía hablar nada, la que hablaba moría. Muchas murieron.

“Y un comandante me dio la libertad, me hace una casita de madera todavía, yo fui cocinera de crack para ellos cuando ya no quise prostituirme, fumaba piedra, 60-70 piedras diario.

“Ya no quiero, ya no quiero, ya no quiero, entonces…conozco a Cristo y empiezan a ayudarme Fevimtra a una denuncia al MP porque si no haces una denunciaentonces nadie sabe de tu problema.

“Claro que tienes que tener demasiados pantalones. Fueron 22 años, una violencia muy dura.

“Los hombres guapos y bonitos y elegantes y con mucho dinero, investígalos antes de llegar a sus manos. Es un terror.

“Me metí a la iglesia cristiana empecé a creer en Dios, alguien tenía que ayudarme a ser la persona  que era antes de entrar ahí porque la fe mueve miles de cosas, entonces ahora quiero salir adelante, triunfar.

“Gracias a CEAV yo tengo un departamento, me ha dado apoyo psicológico, tengo mi apoyo económico, tengo atenciones médicas. Todo mundo que necesite apoyo debería: primero poner una denunciay luego acercarse a la CEAV, conmigo han sido la puerta a mi éxito, a lograr lo que yo quiero, ha sido un paso bien grande el mío.

“Tengo una psicóloga trabajando conmigo muy buena psicóloga en derechos humanos, buenísima la psicóloga, que ha hecho conmigo grandes logros.

“A veces necesitamos más, pero si estudias y te esfuerzas por lograr tu éxito, va a salir mejor que irte con un pelado que te va a golpear, a maltratar y que no te va a dar de comer, que no vas a poder ver a tus bebés, que va a ser un martirio, un infierno. “¿Y para qué? Mejor vive en la gloria y no en el infierno”.

Comentarios