Se encuentra usted aquí

Mujeres, clave en voto de EU

Distintos hechos han propiciado que una oleada femenina acapare los reflectores para las elecciones legislativas de hoy
Pero los expertos se niegan a limitarlo a eso, convencidos de que se trata de algo más de raíz y de un trabajo a largo plazo. 
Foto: Alyssa Pointer. AP
06/11/2018
07:23
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A

Las elecciones de 2018 en Estados Unidos tienen ciertas reminiscencias a las de 1992. Ha pasado más de un cuarto de siglo y de nuevo las mujeres copan todas las portadas y están presentes en cada uno de  los análisis políticos, con el país pendiente de si una oleada femenina, tanto en candidatas como en votos, puede ser la clave en las elecciones de medio mandato de este martes. La segunda versión del “Año de la Mujer” está lista. 

La erupción de la presencia de las mujeres no se puede ceñir o simplificar a un único factor. Es cierto que la llegada de Donald Trump al poder o la explosión del movimiento #MeToo, que lanzó el feminismo a una nueva dimensión, tienen mucho que ver, especialmente en las filas demócratas.

Pero los expertos se niegan a limitarlo a eso, convencidos de que se trata de algo más de raíz y de un trabajo a largo plazo. 

“La infraestructura, el tiempo y el reclutamiento de mujeres para presentarse a cargos públicos es normalmente un proceso que resumirlo a un año, o incluso a un ciclo electoral, distorsiona las rutas necesarias para incrementar el número de mujeres en cargos públicos”, comenta a EL UNIVERSAL Anna Mahoney, profesora de liderazgo político de mujeres en la Tulane University.

Fuera de las etiquetas, es evidente la preponderancia de las mujeres en el actual ciclo electoral:  “Es cierto que hay un número récord de mujeres, la mayoría  demócratas,  que están presentándose a cargos públicos en 2018”, afirma Rosalyn Cooperman, profesora de ciencias políticas de la University of Mary Washington, y especializada en mujeres y política.

Dejando de lado los comicios a nivel estatal y local, un total de 198 mujeres demócratas y 59 republicanas se presentan por  un asiento al Congreso, ya sea en la Cámara de Representantes o el Senado. La cifra es históricamente alta, nunca antes había habido tantas buscando su lugar en Washington. 

Artículo
Estados Unidos va el 6 de noviembre a las urnas en una jornada que será una prueba para el presidente
Trump o no Trump, esa es la cuestiónTrump o no Trump, esa es la cuestión

“Más mujeres se han movido de —quizás— considerar en presentarse con un pensamiento abstracto a asumir el reto bajo el pensamiento de ‘por qué no yo’. Sólo los futuros ciclos electorales determinarán si el incremento es sostenido, lo que espero que sea en ambos partidos”, apunta Cooperman.

Hay una gran diferencia entre partidos; según las expertas, un ejemplo perfecto del interés de cada uno por potenciar a las mujeres en cargos públicos:  “Las mujeres republicanas carecen de la infraestructura que las demócratas tienen para lanzar campañas”, sentencia Mahoney. 

Coincide en el análisis Melisa Deckman, profesora en el Washington College: “Los demócratas han puesto mucho esfuerzo en reclutar a mujeres para presentarse a cargos en los últimos años y valoran la diversidad; algo que no puede decirse del Partido Republicano”.

Salga el resultado que salga, no se llegará ni por asomo a una representación igualitaria, demostrando una vez más que los cambios llegan lentamente, especialmente en ámbitos tan tradicionalmente masculinos como la política, y, en EU, casi exclusivo de los hombres blancos.

“No vamos a ver cómo los números de mujeres que son elegidas al Congreso se va a doblar este año o incluso que se llegue a la paridad”, reflexiona Deckman.

Según cálculos del Center for American Women and Politics de la Rutgers University, actualmente las mujeres, a pesar de ser la mitad de la población, ocupan 19.3% del Congreso. Si ganaran todas las elecciones que apuntan los sondeos, el porcentaje sólo llegaría a 24%.

Cooperman asegura que el Congreso que salga de las midterms será más femenino que nunca. Sin embargo, “todavía tendrá que trabajar con un presidente republicano que ha demostrado, incluso con la mayoría en el Congreso, ser un socio legislativo de poca confianza”.

Trump es, sin duda, uno de los principales factores —si no el que más— que explicaría este fervor por calificar a 2018 como una reedición del “Año de la Mujer” de 1992, cuando se registró un número récord de mujeres en el Congreso.   

 

bft

Comentarios