Autor de tiroteo en Florida llegó en un Uber y tras masacre, pasó a Walmart

Tras asesinar a 17 personas y herir a otras tantas en la escuela Marjory Stoneman Douglas, Nikolas Cruz se mezcló entre los jóvenes, escapó y alcanzó a entrar a un Walmart y un McDonald’s antes de ser detenido

Asesinato, Tiroteo, Nikolas Cruz, MxDonald´s, Walmart, Marjory Stoneman Douglas, Personas, Uber
Nikolas Cruz, al presentarse ayer en la corte del condado Broward, donde confesó ser el autor de la masacre escolar en Parkland. (AFP)
Mundo 16/02/2018 12:33 Agencias Actualizada 12:54

Llegó en un Uber, con una mochila y una gorra. Tras asesinar a 17 personas y herir a otras tantas en la escuela Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, se mezcló entre los jóvenes, escapó y alcanzó a entrar a un Walmart y un McDonald’s antes de ser detenido sin oponer resistencia.

Es el recuento que las autoridades han logrado hacer tras las declaraciones de Nikolas Cruz, el joven de 19 años que ayer compareció ante un juez, confesó ser el autor del tiroteo del miércoles y fue inculpado de 17 cargos por homicidio premeditado. De ser hallado culpable enfrentaría cadena perpetua.

Por ahora, se cree que la expulsión, el año pasado, de Cruz de la escuela Marjory Stoneman Douglas por cuestiones disciplinarias pudo incidir en su decisión de perpetrar la masacre.

“Cruz declaró ser la persona que ingresó al campus de la escuela con un rifle AR-15 y cargadores y comenzó a disparar a los estudiantes que vio en los pasillos y en el resto de las instalaciones”, revelan documentos judiciales. El joven llegó a las 14:19 en un Uber y de acuerdo con medios como el Miami Herald, el personal de la escuela de inmediato lo reconoció como un ex estudiante problemático y alertó a las autoridades de que el muchacho “caminaba decidido”, con una mochila negra, hacia el recinto.

Segundos después, comenzó la pesadilla. Tras activar la alarma, el agresor disparó en cinco salones de clase, cuatro de ellos en el primer piso de la escuela y uno en el segundo piso, según el recuento de Scott Israel, jefe del Departamento de Policía del condado. Luego se “mezcló entre la multitud” y se deshizo del arma, que adquirió legalmente y ya fue recuperada por las autoridades.

Tras escapar, Cruz entró a un Walmart, donde compró una bebida en un Subway al interior de la tienda, y luego entró en un McDonald’s. Cuarenta minutos después, un oficial lo detuvo sin que el sospechoso opusiera resistencia. Cruz está detenido en la cárcel del condado Broward, donde es vigilado ante el temor de que atente contra su vida. El tema de su salud mental probablemente será utilizado por su defensa en el juicio, tras ser descrito como autista y “problemático”.

 

Comentarios