Arquitectos van por diseño de museo en CDMX

Egresados de la UAQ finalistas de proyecto
Arquitectos van por diseño de museo en CDMX
Foto: Especial
20/08/2019
10:00
Zulema López
-A +A

Egresados de Arquitectura, de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) quedaron entre los 8 finalistas de la segunda edición del premio “Félix Candela, que organiza el Instituto Español de Arquitectura.

Al concurso se inscribieron Isaac Efraín Gómez Magdaleno y Jorge López García, quienes debieron diseñar un prototipo arquitectónico que servirá de base para construir el Museo Nacional de Arquitectura Mexicana.

Se planea que el museo quede a espaldas del Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, de ahí que entre los lineamientos que debieron cumplir los participantes se encontró incluir en el prototipo parte de la historia arquitectónica de México.

Artículo
Investigadores, estudiantes y empresas apoyan iniciativa
Buscan que la capital sea Ciudad Creativa Buscan que la capital sea Ciudad Creativa

En la competencia se inscribieron 570 equipos, dos de ellos con personas de universidades públicas, mientras que otros se conformaron por estudiantes de universidades, despachos de arquitectura, así como profesionistas de México, Latinoamérica y España.

Los queretanos estuvieron entre los 52 proyectos que pasaron el primer filtro, de ahí que su proyecto integrará el Catálogo del Premio Félix Candela y una exposición itinerante.

Lo anterior se dio a conocer a través de un comunicado, en el cual se remarcó que los queretanos aprobaron el segundo filtro, en el cual se seleccionó a los 8 mejores proyectos.

“Fueron tres meses de trabajo para aterrizar la idea, dialogar y estructurarla, aprovechar los fines de semana que tenemos, ya que tanto Jorge como yo tenemos aparte nuestro trabajo”, declaró Gómez Magdaleno.

Narró que previo a la competencia, debieron participar en talleres que se impartieron en la Ciudad de México, dentro del Festival de Arquitectura en Español.

Estimó que como el concurso permitió la participación de personas de hasta 35 años de edad, la mayoría de quienes se inscribieron ya contaban con una amplia trayectoria o incluso, tenían un taller propio, lo que les brindó aún más conocimiento en esa enriquecedora experiencia.

“Haber ido a otra ciudad y trabajar allí influyó un montón, porque te cambia completamente el panorama de estar en tu ciudad donde conoces todo, tienes tus herramientas, todas tus cosas a la mano. Eso también fue un reto para nosotros”, finalizó.

Comentarios