Realizan familiares su propia investigación

Metrópoli 31/07/2014 00:34 Actualizada 08:37

Durante los últimos cinco años, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado de Querétaro registra un total de 200 personas desaparecidas. Sin embargo, el titular de la dependencia, Arsenio Duran Becerra, resaltó que la mayoría de éstas, en este lapso, han sido ubicadas por sus propios familiares y no se ha requerido la intervención de ninguna corporación policiaca.

En ese contexto, el procurador negó que la dependencia a su cargo tenga conocimiento o información que haga suponer sobre la presencia de bandas delictivas organizadas, que estén justamente cometiendo delitos como secuestro o privación de la libertad en algún punto del estado, tal y como lo afirmaron algunos familiares de las personas desaparicidas.

“Habrá que verificar de dónde proviene un señalamiento de esa naturaleza, no obstante, nosotros no contamos con información de ese tipo y en ese sentido”, subrayó Durán Becerra.

Cabe destacar que integrantes de la asociación Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fundem) se reunieron hoy por la mañana con autoridades estatales, y uno de los acuerdos a los que llegaron fue justamente en confiar plenamente en las investigaciones que lleven a cabo las autoridades locales sobre el paradero de las personas desaparecidas en la entidad.

Sin embargo, los integrantes de dicha organización, al mismo tiempo destacaron el compromiso que realizó la PGJ para darle seguimiento a sus demandas.

“Las autoridades se comprometieron a darnos el seguimiento de nuestra investigación, a darle la celeridad debida y a armar un grupo, una mesa de diálogo entre el gobierno federal y el gobierno del estado con las familias, y de alguna manera que no estén cerradas las autoridades a escuchar a las familias", refirió un integrante de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos.

La falsedad de alguna declaración en éste, como en otros temas, aclaró el procurador de justicia, puede ser considerado en sí mismo una violación a la norma, por lo que alguna persona que esté falseando información sobre el paradero de su familiar o amigo, puede incurrir en alguna sanción.

“Si una persona esta consiente que está declarando falsedades, desde luego que es en sí mismo constitutivo de delito. Cuando la persona en realidad desconoce el paradero de su familiar, no hay ningún delito que perseguir”, precisío el funcionario estatal.

Continuar con las diversas líneas de investigación, — en todos los casos de personas desaparecidas — indicó el procurador, es una de las obligaciones de la dependencia que dirige.

Al respecto, resaltó los trabajos que se han realizado al interior de la PGJ en la entidad, para “aclarar” algunos casos en donde se comprobó que la ausencia de las personas declaradas desaparecidas, obedecía a razones particulares, pues muchas suelen ser de orden sentimental.