Grupo da atención sicológica a personas de talla baja

Metrópoli 29/06/2014 00:11 Actualizada 03:30

La asociación civil Unidos por un mundo incluyente es la primera dedicada a personas de talla baja, su fundadora de 22 años es Laura Casados, estudiante queretana de licenciatura en Sicología en la UVM, y medallista paralímpica de natación en tres ocasiones.

“Llevo tres años tratando de conformar la Asociación que se llama Unidos por un Mundo Incluyente, gracias a Dios de que está a días de que salga y porque la hice, la hice porque hace seis años más o menos deje de caminar y pues no pude conseguir ayuda aquí, entonces me fui a Estados Unidos”, declaró.

El grupo tiene como propósito brindar atención psicológica a quienes como Laura tienen la condición de talla baja, es decir que su estatura de acuerdo a su edad está por debajo del promedio poblacional, ya sea por causas congénitas o trastornos endócrinos.

“De 1.45 metros para abajo es talla baja, se ven deformaciones en los huesos o inclusive se pueden ver personas muy proporcionadas pero con baja estatura, ellas también entran en talla baja”, explicó.

Hasta hace unos meses la talla baja no era considerada como discapacidad en el municipio de Querétaro, ahora sí, lo que implica mayor acceso a programas y apoyos para personas como Laura, que enfrentan diversas problemáticas, desde discriminación en el campo laboral, hasta dificultades para acceder a servicios de salud.

Además, es casi imposible para personas con discapacidad acceder a seguros de gastos médicos mayores o seguros de vida, relató.

“A nivel estado se está aceptando, una discapacidad es tener algún impedimento para no ser independiente. No se ven muchas personas como yo en la calle porque aún las suelen esconder, sean sus familiares o ellos mismos que no quieren salir por miedo”, narró.

La discriminación es una de las principales barreras que pone la sociedad a las personas que son “diferentes” pero más importante es la auto aceptación, consideró la joven, quien lo calificó como el primer paso hacia la inclusión.

“Yo como soy conferencista trato de ayudar a la gente y motivarla, queremos que ellos puedan hacer eso. Es bastante complicado acceder a un trabajo, yo me he topado con muchas barreras y obstáculos, creen que la estatura es una limitación cuando no se dan cuenta que puedes utilizar cualquier cosa para poder lograr tus metas, depende de la actitud que se tenga”, aseguró.

Hasta el momento, Laura ha contactado en el territorio estatal a diez personas con talla baja, pero considera que debe haber más en la misma región.

“Debe haber muchas más, siguen teniendo miedo a salir, a ser señalados pero es lo que estoy tratando de demostrar que sí se puede, que no deben tener miedo y aceptarse primero ellos mismos”, finalizó.