No podemos permitir anarquía y desorden: MAV

Metrópoli 28/11/2015 01:50 Actualizada 02:27

Comerciantes del municipio de Querétaro realizaron diversas manifestaciones durante la semana, en contra de los operativos de la Dirección de Inspección y el decomiso de sus mercancías; los actos de inconformidad han tenido lugar en el Centro Cívico, la delegación del Centro Histórico y ayer, en la Plaza de Armas.

Respecto al tema, el presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, reiteró que la autoridad es la única facultada para otorgar permisos al comercio ambulante, por lo que los líderes de organizaciones dejarán de tener ese poder que tomaban de facto.

“Me parece que es un despropósito el que alguien abuse de personas con necesidad, argumentando que los debemos dejar trabajar donde quieran, eso no es correcto, esa determinación le corresponde por ministerio de ley a la autoridad, no a un líder”.

En las manifestaciones algunos líderes de comerciantes, como el caso de Fecopse (Federación de Comerciantes y Locatarios Establecidos y Prestadores de Servicios) con Rocío Alvarado, la Unión Cívica Felipe Carrillo Puerto y la Unión de Comerciantes Francisco Villa con Sergio Razo, han ido acompañadas de personas con pancartas, exigiendo la atención a sus peticiones.

En esas manifestaciones han tenido lugar diversas consignas como: “Señor presidente, el comerciante no es delincuente”, “Diálogo sí, fuerza no”, y “Queremos solución, no queremos represión”; han pedido al edil detenga los decomisos de mercancía y las sanciones a comerciantes que ante la necesidad, tienen que trabajar. Agregaron que la petición de apoyo la han hecho llegar al Poder Ejecutivo.

En entrevista, el alcalde también manifestó que la ley faculta a la autoridad municipal para decomisar los productos que tengan, pues ellos saben que lo que hacen es violatorio de la ley “y a quien esté violando la ley se le va a sancionar por la autoridad, no podemos permitir anarquía y desorden”.

Dijo que no cederá a presiones de organizaciones de comerciantes, pues “a gritos y sombrerazos no se va a resolver nada”; el proyecto de reordenamiento del comercio no implica necesariamente una reubicación, sino conocer cuántos comerciantes existen, quiénes tienen permiso; y verificar que lo que se vende está dentro de la legalidad.

“Y consultar a la ciudadanía, los ciudadanos me lo han dicho, no quieren el escenario de imagen urbana que se está generando por esta inconsistencia; tiene que haber un equilibrio, que con orden pueden trabajar, de otra manera no sucederá, a gritos y sombrerazos no se van a resolver las cosas”.

“Esto implica un reordenamiento, no estoy hablando necesariamente de reubicación, hay que identificar cuántos existen, si los que ahí venden tienen permiso y si están vendiendo productos que conforme a la ley es permisible”.

Se prevé que en 90 días esté listo el plan de reordenamiento del comercio en vía pública.