Ven aumento en demanda de donación de órganos

28/02/2015
01:43
-A +A

Cada día dos personas se suman a las listas de espera de un órgano o tejidos, consecuencia de su enfermedad y disfuncionalidad, esto de acuerdo con información del Centro Estatal de Trasplantes de Querétaro (CETQro).

Aunque se reconoce que se ha avanzado en el número de cirugías de trasplante, el hecho de que la donación cadavérica sea escasa “condena” a que nunca se satisfaga la necesidad de órganos y trasplantes, así lo refirió Hazael Rosas Espinosa, administrador del CETQro.

Dadas las condiciones descritas, es importante que la gente se sume a la lista de donadores, para que, cuando muera, la familia apruebe la donación de sus órganos, comentó Rosas Espinosa.

Como parte de las labores de concienciación, este viernes se llevó a cabo una jornada de información en una Plaza Comercial, en donde realizaron actividades lúdicas para niños y adultos, y se les hizo saber lo importante y necesario que es ser donador de órganos.

Hazael es un joven de 30 años que hace más de 10 fue intervenido quirúrgicamente para salvarle la vida. Tras buscar y esperar por meses la donación de un riñón, que le permitiera abatir su insuficiencia renal crónica, la donadora fue su mamá; ambos viven con una parte de sí.

A 10 años y medio de ser trasplantado es hoy el administrador del Centro Estatal de Trasplantes, haber vivido y padecido esa enfermedad permite tener claras las necesidades de los enfermos, sus familias y lo urgente de ampliar la cultura de la donación.

De acuerdo con datos del Inegi, en Querétaro mueren alrededor de 3 mil 100 personas en hospitales privados, al año; de los fallecidos, sólo se logra disponer de los órganos y tejidos de 25 personas, es decir, menos de 1%.

“Si tomamos en cuenta que en Querétaro se suman a la lista de espera, nunca vamos a acabar con este tema; imagínate si tan sólo 5% donarán de las 3 mil 100, tendríamos 150 corazones e hígados que nos volveríamos locos, no sabríamos qué hacer con todos ellos”, comentó el administrador.