Ofrecen cursos para arreglar bicis

Metrópoli 28/02/2013 00:14 Actualizada 08:24

La asociación civil Saca la Bici —promotora del uso de la bicicleta— emprendió desde hace un par de meses el proyecto Arma la Bici, el cual es un taller comunitario que ofrece herramienta para realizar servicios de reparación de este medio de transporte.

Óscar, Guillermo y Javier se dedican a laborar diariamente en el sitio, donde realizan diversos trabajos que van desde pintura, mantenimiento, remodelaciones y hasta servicios mecánicos que requieran las unidades de los ciclistas.

Arma la Bici se fundó con la intención de proporcionar conocimientos de mecánica a los amantes de este medio alternativo de transporte.

“La idea principal del taller es que los usuarios de la bici, tengan la confianza y las ganas de aprender”, informó Guillermo, uno de los jóvenes que imparte el taller.

Los expertos compartieron que ofrecen: “clases de mecánica, no te enseñamos de todo pero que al menos sepas lo básico, sus componentes y cómo funciona cada uno”.

Inician labores

Desde las ocho de la mañana, los jóvenes encargados comienzan a recibir a los interesados; entre sus clientes frecuentes se encuentran los seguidores de Saca la Bici, es decir, quienes acuden cada miércoles a los recorridos nocturnos que organiza la asociación.

Los servicios que brinda Arma la Bici no tienen un costo exacto, únicamente se solicita que se dé una retribución voluntaria.

En el caso de servicios de mayor amplitud, como generales o de pintura, sí requieren de un costo de 250 y 700 pesos respectivamente; los precios corresponden al costo de los insumos, pues en caso de la pintura se necesita de material específico.

“Cuando se requiere de cobrar un costo alto lo hacemos, pero cuando hacemos servicios sencillos lo dejamos a cooperación voluntaria”, aseguraron los encargados.

Entre los servicios mecánicos que brindan con mayor frecuencia se encuentran las llantas ponchadas y ajuste de rines.

El taller resulta benéfico para que las personas estén al tanto de lo que pasa o podría pasar con su bicicleta, así como estar informados en materia de los requerimientos mecánicos de sus vehículos.

Afirmaron que la ventaja es “que la gente conozca lo que se le puede hacer a su bicicleta, para que ellos lo puedan hacer en su momento o para que no abusen de ellos cuando acuden con alguien más”.

Guillermo ejemplificó que el aprendizaje del servicio de la bicicleta puede tardar todo un día, “y por ello te puedes gastar entre 250 o 300 pesos, pero es un dinero que después te vas a poder ahorrar la próxima vez que requiera servicio”.

Promueven la bicicleta

Esto inició como una respuesta a la asociación, pues al promover el uso de la bicicleta, los iniciadores también se preocuparon de proporcionar a los ciclistas información respecto al funcionamiento de sus medios.

Las herramientas que integran al taller son parte de gestiones que la asociación realiza y de la recaudación de fondos; los recursos provienen de aportaciones económicas que surgen de diversas actividades.

Relataron que “todo empezó cuando la asociación gestionó herramientas y los recursos para ello han salido de proyectos que se han hecho. Hace poco hubo uno que se denominó visitando el parque, en el Alcanfores, de ahí se recibió dinero para la compra de herramientas”.

En el taller siempre hay algo qué hacer: “la gente viene y al ratito regresa, quién sabe qué les hacen porque sí regresan medio mal. Además, damos mantenimiento a las bicis que se rentan”.

Semanalmente reciben entre 15 y 20 bicis para servicio completo o para servicios pequeños. La asociación Saca La Bici tiene sus oficinas en la colonia Cimatario, en el número 19 de la calle Motolinia.

La variedad de herramientas que conforman al curso ha servido para brindar auxilio a los ciclistas que acuden a los recorridos que organiza la asociación.

Saca la Bici es una asociación civil que reúne a voluntarios que promueven el uso de la bicicleta como medio de transporte.

Impulsa diversos programas como paseos nocturnos en bici; Publi Bici, renta de bicicletas; paseos a ciegas, apoyan a personas con discapacidad para que puedan andar en bici; Quita rueditas, es un taller para que personas de todas las edades aprendan.