Demandan apertura del bar El Potrillo

Metrópoli 26/02/2013 03:24 Actualizada 09:38

Trabajadores del bar El Potrillo —situado en El Sauz, Pedro Escobedo— exigen la apertura del sitio, luego de que fuera clausurado en enero, debido a una denuncia anónima que recibiera la Procuraduría General de Justicia (PGJ), en al cual se alertaba de la presencia de menores que ejercían servicios sexuales.

Los reclamantes señalaron que el cierre se debió a una llamada anónima que alertaba de actividades ilícitas en el mencionado bar, pues se argumentó la existencia de trata de personas, situación que es desmentida por las mismas trabajadoras de El Potrillo; ellas dicen que únicamente participaban como ficheras, mas no como sexoservidoras.

Afirmaron que durante el operativo que se efectuó el 18 de enero, hubo una actitud violenta por parte de los inspectores: “en este operativo se llegó golpeando a todos los que trabajábamos ahí, hubo mucha violencia, nos rasparon, nos aventaron, nos jalaron del cabello. No debieron habernos tratado así porque ni sabían si era prostitución”.

Agregaron que cuando se realizaban acciones de sexo-servicio, éstas se efectuaban con pleno consentimiento de las involucradas, actividades que —en caso de realizarse— se llevaban a cabo fuera del lugar, nunca adentro.

La PGJ informó en su momento que por medio de la Dirección de Investigación del Delito (DID) realizó labores de inspección, atendiendo a una denuncia que indicaba que menores de edad ofertaban servicios sexuales. De dichas diligencias surgió la detención de cinco hombres, quienes fueron detenidos como probables responsables del delito de trata de personas.

Tiffany, una de las ex-trabajadoras, ejemplificó que “eso era cuando nosotras queríamos, si nos gusta alguien nos salíamos. Es como si voy al Pancho Villa y veo a alguien que me gusta, pues me lo llevo por eso”.

Una de las manifestantes reiteró que “ahí adentro no se hacía ese tipo de cosas y estaba comprobado. No sé de dónde sacan que ellos nos obligaban. La mayoría somos de más de 30 años, una que otra de 20 o 25, pero la mayoría tiene 30”.

De la presencia de menores de edad, aseguraron que “no había. Estaba el caso de una chica que se presentó oficialmente con su credencial de elector. A nosotros nos pagaban por fichar, nos trataban muy bien, eran muy lindas personas, nunca nos obligaron”.

Las afectadas exigen la apertura del bar, debido a que éste era fuente de ingreso de entre 80 y 90 familias, “queremos que lo abran, vivimos de ahorros y de lo que se pueda vender. En total somos como 80 o 90 personas sin trabajo”.

Una comitiva —integrada por los manifestantes— acudieron a dependencias municipal y estatal, a fin de recibir una explicación de lo ocurrido, pero —dicen— no han recibido repuesta de ningún lado: “vino una comitiva a la procuraduría para ver por qué estaba cerrado (el bar) y nos dijeron que allí no se arreglaba el problema, que era en Pedro Escobedo; pero la presidenta municipal, Graciela Juárez, se niega a recibirnos”.

El Potrillo

De acuerdo con el secretario de gobierno de Pedro Escobedo, Juan Manuel López, tras las detenciones, la presidenta municipal ordenó la clausura de dos establecimientos que operaban con giro de table dance —La Guitarra y El Potrillo— .

El Potrillo abrió sus puertas en 2003 y fue clausurado en tres ocasiones, en 2006 al parecer por no tener permiso para venta de bebidas alcohólicas. En 2009 porque mataron al dueño en el lugar y está última en 2013, luego de la detención de cinco personas.