Se quejan de seguridad y servicios públicos

Metrópoli 24/10/2012 14:43 Actualizada 18:49

Durante el miércoles ciudadano realizado en la comunidad de Santa Bárbara en el municipio de Corregidora, habitantes de la zona solicitaron atención a sus problemas de seguridad y transporte público.

Incluso, colonos de Tejeda, El Pueblito y Lomas de Balvanera, acudieron a esta audiencia que realiza cada miércoles el alcalde Antonio Zapata.

El programa “Miércoles Ciudadano” consiste en que el alcalde de Corregidora y su equipo de trabajo, acuden a una comunidad o colonia a fin de escuchar peticiones y llevar servicios y trámites para que las personas no tengan que trasladarse a las oficinas municipales.

Por tercera ocasión se implementó el programa, ahora en la comunidad de Santa Bárbara, donde asistieron varios habitantes de esa y otras comunidades, quienes afirmaron estar siendo víctimas de la inseguridad.

En un sondeo realizado entre los quejosos, Rosalba Aguilar Corona, aseguró que las autoridades tienen abandonada esta zona, además que el servicio de luz se cobra a un precio exorbitante, como si “vivieran en residencias”.

“Yo pago mil 200 cada dos meses y nada más somos de familia dos personas. Además tengo lámparas ahorradoras. Otra cosa es el transporte, porque nos faltan rutas que pasen a El Pueblito, todas las colonias tienen con esta ruta y aquí en Santa Bárbara no, sólo pasan dos la 69 y la 79 que son Querétaro-Santa Bárbara y Santa Bárbara-Querétaro”.

Mencionó que en caso de que los habitantes necesiten realizar alguna actividad en El Pueblito, estos tienen que tomar dos rutas o incluso taxi el cual cobra de 35 a 40 pesos.

Denunciaron falta de alumbrado público en sus calles aunado a la falta de policías y patrullas que vigilen la zona, así como la falta respuesta al teléfono de emergencia 066 por parte de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Hortensia Ramos, habitante de la colonia Tejeda, informó que desde hace 4 meses en su calle (Tunes) no tienen alumbrado público, lo que ha derivado en que los delincuentes aprovechen la obscuridad para saquear y robar los accesorios de los autos que se encuentran estacionados a fuera de las casas, dando como resultado que sean 15 familias las afectadas por dicha situación.