“No sé si algún día podré disfrutar de mi pensión”

24/06/2016
02:21
-A +A

Tras 28 años de servicio docente Patricia Herrera Pérez se encuentra en la incertidumbre sobre su futuro. Hasta hace unos meses ella vislumbraba que podría cambiar las aulas por la cocina: estudiaría gastronomía para pasar el tiempo después de su jubilación. Sin embargo, el 10 de diciembre, con la modificación el apartado de pensiones y jubilaciones, su proyecto de vida cambió. Ahora no sabe si algún día gozará de ese derecho.

A pesar de que su padre deseaba que estudiara administración, su voluntad fue más fuerte y siguió los pasos de su abuelo: se inscribió en la primera generación de licenciados en educación preescolar de la Benemérita Escuela Normal del Estado de Querétaro.

“Mi abuelo paterno fue maestro rural, mis tías lo eran y yo escuchaba sus conversaciones. Desde que iba en la primaria yo quería ser maestra, tenía un grupo de niños a quienes les contaba cuentos y cada verano que iba a Pinal de Amoles jugaba con ellos”, relató.

Originaria de Pinal de Amoles, en 1984 viajó a Querétaro para iniciar su formación como docente, fue en ese momento cuando se llevó uno de los tantos cambios a los planes de estudios que le ha tocado vivir, luego vinieron más y a cada uno de ellos los recuerda con pasión, pues representaba nuevos aprendizajes.

“La parte más difícil ha sido el cambio de plan de estudios 2001-2002, porque hubo una situación con el SNTE que no aceptaba este cambio”. mencionó Patricia.

Sabedora de que los jóvenes cada vez representan una demanda mayor por las herramientas tecnológicas y los conocimientos que poseen, para Patricia es necesario que los maestros continúen estudiando y aprendiendo, y ahora continúa estudiando su segunda maestría.

“La docencia es apasionante, pero también muy desgastante porque el trabajo te lo llevas a casa, hay que diseñar en casa, hay que evaluar en casa y aparte tienes que seguirte preparando eso implica una sobrecarga de trabajo, vives con una gran cantidad de estrés”, señaló.

Sus alumnos son su mayor testigo de que ella siempre ha trabajado al 100%, afirma, pues es lo menos que se merecen sus alumnos, los padres de esos estudiantes y los niños a los que educarán; pues siempre se tiene que entregar el máximo esfuerzo para ser un profesional.

Derecho a jubilarse. Sin embargo, este mismo motivo es el que la impulsa a pedir a las autoridades que le respeten su derecho de jubilación, ese mismo que fue prometido cuando se le contrató, y aunque actualmente la Normal del Estado se encuentra en huelga porque las autoridades no han dado una resolución, ella sigue confiando en que el gobierno tomará la decisión más justa.

“Confío en que hagan un análisis de que lo que estamos pidiendo es justo, que lo que estamos pidiendo es que se respete el convenio laboral con el que fuimos contratados. En algunos momentos si hay desánimo, pero también tengo la intención de que se respete el convenio laboral”, aseguró.

Cada vez es más complicado alentar a los jóvenes para que sean profesores debido a las condiciones laborales. “Yo les digo que un maestro jamás se hará rico con la profesión, pero es necesario que se preparen por sus ideales y si les gusta la docencia, que le sigan”.

Al preguntarle qué pasará en el caso de que las autoridades educativas le exijan trabajar hasta que cumpla los 60 años de edad, responde: “Deseo que me permitan seguir trabajando con libertad y cuando te dejan trabajar no hay problema”.

Fue el 10 de diciembre del 2015 cuando el Congreso Local aprobó la iniciativa que reformaba la Ley de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado, en la que por petición del gobernador, se modificó el apartado de pensiones y jubilaciones, de tal modo que ahora un burócrata tendrá que trabajar 30 años de servicio y cumplir 60 de edad para solicitar tal derecho.

Uno de los argumentos que las autoridades utilizaron en su momento, fue que se deroga una gran cantidad de recursos para pensionados y jubilados, a lo que la Patricia apuntó: “Si hay pensiones moderadas habría dinero para todos, pensando en diputados, magistrados, senadores, trabajadores de Pemex, todos tenemos derecho a una jubilación ¿qué sector debe quedar fuera?... nadie”.