370 mil pesos para casonas del centro

23/07/2015
01:30
-A +A

Alrededor de 370 mil pesos invertirá el municipio de Querétaro en el apuntalamiento de todas aquellas casonas del Centro Histórico que corren riesgo de caer durante la temporada de lluvias, dio a conocer Amadeo Lugo Pérez, director de la Unidad Municipal de Protección Civil, quien explicó que hace unos días se vino abajo una de estas construcciones abandonadas.

De acuerdo con el funcionario municipal, son 84 casas las que requieren atención por parte de los dueños, sin embargo, señaló que las que presentan riesgo de colapso son aproximadamente 14, todas ellas ubicadas en la delegación Centro Histórico.

El funcionario comentó que para la detección y análisis de dichas casonas, se ha trabajado con los tres órdenes de gobierno, mediante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el estado y municipio, representado por la delegación.

“Estamos en espera de cuál es el proyecto para apuntalar esas casas y qué tipo de apuntalamiento debe ser, lo estará haciendo la oficina de monumentos históricos, para nosotros poder destinar ese recurso; ya los tenemos y así poder resguardar la integridad física de las personas, inclusive algunas donde siguen habitando personas”.

Estos recursos estarán tomados de la bolsa que se tiene destinada a las contingencias de las lluvias, pues aseguró que hasta el momento se cuenta en los almacenes con el equipo necesario para atender una contingencia mayor, además que el derrumbe de una de estas casas también es considerada como un caso de afectación por lluvias; cabe señalar que dicho proyecto ya cuenta con el visto bueno del propio presidente municipal, Luis Cevallos.

El trabajo de apuntalamiento sería implementado para que no se afecte a las personas que constantemente pasan por ahí, además de que en algunos casos aún hay persona viviendo al interior, aunque en la zona menos riesgosa de todo el edificio.

Sin embargo, el funcionario recordó que el año pasado colapsó parcialmente una de estas casonas durante la temporada de lluvias, aunque no dejó a ningún lesionado.

“Los queremos apuntalar para al menos asegurar que no vayamos a tener una persona lesionada; no tengo el dato exacto, pero son como dos o cuatro las casas que están ocupadas, de las de las 14 registradas. Son casonas viejas muy grandes, donde no todo está en riesgo de caerse, y ellos habitan la parte que se supone que es la menos riesgosa; el riesgo existe, pero ellos procuran habitar en las menos riesgosas”.

Debido a los trabajos constantes de vigilancia que se hacen en las casonas, se ha detectado que en el barrio de La Cruz se ha observado que es donde más situaciones como esta se presentan, sin embargo, las persona no han deseado salir de sus viviendas, al argumentar que es el único lugar donde tienen para vivir, además que no cuentan con los recursos adecuados para mejorar la infraestructura de su domicilio.

“Por más que hemos insistido que tengan que abandonarlas, pues es decisión personal de ellos y algunos nos expresan que no tienen otro lugar a donde irse, también eso tiene que atenderse”, expresó Lugo Pérez, director de Protección Civil municipal.