Reabren Salón de la Historia en la capital

Metrópoli 21/11/2012 00:36 Actualizada 11:39

Con el propósito de que las personas que habitan en el estado conozcan la participación que ha tenido Querétaro a lo largo de la historia del país, se llevó a cabo la reapertura del Salón de la Historia, ubicado en la parte alta del Archivo Histórico, en la calle de Madero 70 en esta capital.

La obra que data de 1977. Fue creada por el maestro Fernando Castro Pacheco, a petición del entonces gobernador del estado, Antonio Calzada Urquiza. Esta compuesta por 20 pinturas, distribuidas en tres áreas conformadas con los elementos históricos, que abarcan desde que se establece el pueblo de Querétaro, la conquista española y el trascurso de la vida novohispana.

Continúa con los movimientos de la independencia, para después dar paso al México moderno; luego la Revolución Mexicana y posteriormente ilustra el Congreso Constituyente, en el que se formaría la Constitución de 1917 y concluye con la uniformidad del periodo presidencial como un plan sexenal hasta nuestros días.

El mural que cubre las paredes de lo que se denomina Salón de la Historia, se encuentra en el edificio del Archivo Histórico, que entre 1973 y 1979 fue la sede del palacio de gobierno, fue restaurado ante los deterioros que había sufrido con el paso de los años y se le dotó de nueva iluminación.

Al evento de la reapertura asistió Antonio Calzada Urquiza, ex gobernador, quien solicitó al muralista yucateco la realización de la obra y explicó los motivos.

“Una vez que el gobernador Francisco Luna Cano de Yucatán me invitó a un informe y fuimos con él a palacio de gobierno, desde la entrada a un lado de la escalera tenía murales de este tipo y me encantaron los trazos. Le dije: ¿quién te pinto esto? Ahí estaba el maestro Pacheco, le dije ¡caray maestro! Querétaro tiene una gran historia, ¿lo conoce? Lo invito, haga su equipaje porque lo voy a invitar allá”, dijo.

La Directora del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, Laura Corvera Galván, explicó que la restauración de los murales se llevó a cabo a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Oficialía Mayor del Poder Ejecutivo.