Advierten peligro en 60 colonias por tren

Metrópoli 21/05/2014 00:03 Actualizada 03:30

El proyecto del tren rápido México-Querétaro generará un colapso, sobre todo en 60 colonias aledañas a donde se instalará la terminal Calesa-Pedregal, aseguró el diputado federal, Marcos Aguilar Vega.

Refirió que ante esta situación, presentará el próximo martes un punto de acuerdo en el Congreso de la Unión para que se exhorte al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruíz Esparza, a presentar un informe sobre el impacto real que traerá la obra.

Acompañado de vecinos de las diferentes colonias que presuntamente resultarán afectadas, dijo que los colonos desconocen las características del tren rápido y cómo es que les afectará el que este transporte viaje cerca de sus casas.

El legislador recordó el anuncio que realizó hace algunos días el director de la SCT, Pablo Suárez Coello, de que la terminal se construirá sobre un terreno ubicado en Calesa y Pedregal, al nivel de las vías de Piedras Negras.

“Actualmente ninguna autoridad se ha reunido con los diferentes grupos de vecinos, no se les ha presentado los documentos donde se instalará la terminal, no se ha mencionado el impacto ni los beneficios de la estación en la zona”, aseveró.

Aguilar Vega agregó que como diputado federal está a favor de la modernización del estado, sin embargo, dejó claro que el desarrollo debe ser en base a la transparencia y legalidad, situación que no ha sucedido en este proyecto, debido a la ocultación de información de parte de las autoridades.

“Hemos solicitado información a todas las dependencias de gobierno, desde la presidencia de la República hasta el gobierno del estado, desde el 25 de septiembre de 2013 y a ocho meses seguimos sin una respuesta, únicamente la del delegado de la SCT en el estado, Juan Gerardo Vázquez, donde informa que se está coordinando el proyecto pero que aún no hay proyecto”, indicó Aguilar.

Resaltó que esta falta de información ha generado en los vecinos intranquilidad, sobre todo para los habitantes de un área residencial que no está diseñada para ser paso de un tren rápido.

“Es una zona sobresaturada de tránsito vehicular, no hay información de la barrera que interpondrá las vías del tren al momento que se construya, ya que será de rápida velocidad, con una descarga de 11 mil 200 pasajeros, que pone en riesgo a las sociedad, pues podría colapsarse”, aseguró el diputado.