Encuentran camioneta robada

Metrópoli 18/06/2014 00:48 Actualizada 09:10

Una camioneta de importación marca Land Rover, modelo 2005, que fue robada en el 2011 en la ciudad de Toluca en el Estado de México, fue detectada por policías municipales de San Juan del Río, al interior de la colonia Las Águilas.

La unidad estaba a punto de ser comercializada al momento de su ubicación.

La detección se logró justo en el momento en que José de Jesús “N” arribó a la Subestación de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), que se ubica en la colonia de Las Águilas, y pidió a los oficiales que se encontraban en ese momento que verificaran en la base de datos de Plataforma México, los datos de su vehículo.

José de Jesús “N” refirió que necesitaba dicha información, pues su intención era venderla.

Los agentes municipales aceptaron la solicitud de la persona y de inmediato transmitieron sus datos y características a la Unidad de Análisis. Se trataba de una camioneta Land Rover, línea LR3, modelo 2005 con placas de circulación 713ZDM para el Distrito Federal.

Como resultado, se conoció que el vehículo contaba con reporte de robo vigente en la ciudad de Toluca, Estado de México, con número de averiguación 160240830038113 de fecha 11 de noviembre de 2011, por el delito de robo equiparado, por ese motivo fue puesta a disposición del Ministerio Público (MP), dándose inicio a la carpeta de investigación NUC1-16-101-332-1 por el delito de robo equiparado.

En tanto, elementos de la Policía Estatal detuvieron a 2 personas por su presunta participación en el delito de Portación de Arma de Fuego.

En recorridos de vigilancia del Operativo “Colonias Seguras”, personal operativo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), le marcó el alto a un vehículo marca Chevrolet, línea S10, modelo 1991, color verde, con placas de circulación para el estado de Hidalgo, el cual se encontraba circulando sobre Avenida del Río, en la comunidad de La Cañada, en El Marqués.

Al entrevistarse con el conductor de la unidad y su acompañante, se les informó que llevaría a cabo una revisión al automotor, accediendo a dicha acción con actitud nerviosa.

Durante la inspección, se localizaron detrás de los asientos tres armas de fuego: dos marca Stevens y Lamber, tipo Escopeta con dos cañones, calibre 20; así como un rifle semi automático, marca Remington, calibre 0.280.