Reubican a familias en riesgo

Metrópoli 17/10/2012 01:16 Actualizada 01:16

El municipio de San Juan del Río junto con el gobierno estatal y Petróleos Mexicanos (Pemex) iniciaron el proceso de reubicación de pobladores y escuelas asentadas en zonas por donde cruzan ductos de la paraestatal, debido al riesgo que corren ante cualquier fuga de hidrocarburos, informó el secretario de Gobierno municipal, Vicente Pérez Ramírez.

El funcionario dijo que se pretende lograr que Pemex colabore económicamente en la reubicación de las familias, acción que no se concretó durante la anterior administración municipal.

“Es un tema que inquieta a esta administración y desde el arranque se está analizando, viendo el riesgo en el que se encuentran las familias y la posibilidad de reubicarlas” así como el que la paraestatal aporte recursos económicos para tal acción, dijo.

Por ahora, ya se entabló la coordinación entre Protección Civil estatal y las áreas a las que compete esta problemática, junto con Pemex, para definir la pertinencia de comenzar a la brevedad con reubicaciones de familias.

De acuerdo con el primer atlas de riesgo que se elaboró de esta zona por personal especializado de Petróleos Mexicanos, de Protección Civil estatal y del municipio de San Juan del Río, suman 15 mil personas que se encuentran en riesgo porque viven sobre o cerca de ductos de Pemex.

Entre las comunidades involucradas se encuentran las de Loma Linda, El Rosario, Casa Blanca, Palmillas, Cazadero y el Barrio de la Cruz, en donde una escuela de educación básica se ubica a un lado de los ductos.

Pérez Ramírez dijo que se realizará un nuevo estudio de las zonas para determinar el grado de riesgo y con base a ello, definir la reubicación de familias, para lo cual esta semana será cuando tengan una reunión oficial entre representantes de la Unidad Municipal de Protección Civil, autoridades estatales y la paraestatal.

En el caso de las escuelas, dijo que su reubicación requiere mayor análisis y la disposición de las autoridades educativas así como apoyo de Pemex.

Los ductos pasan a dos calles de distancia de la primaria “Justo Sierra” y del jardín de niños “José María Arteaga”.