Figura que dejó una huella imborrable

16/01/2015
01:07
-A +A

El beato Fray Junípero Serra, quien en septiembre será canonizado por el papa Francisco, es una figura importante en la historia de Querétaro, ya que fundó en la Sierra Gorda cinco misiones: Santiago de Jalpan, San Miguel Concá, San Francisco del Valle de Tilaco, Nuestra Señora de la Luz de Tancoyol y Santa María de Landa, mismas que hoy son considerados Patrimonio de la Humanidad.

Junípero Serra nació en Petra de Mallorca, España, el 24 de noviembre de 1713. Se ordenó como fraile franciscano, fue doctor en teología y filosofía. Llegó a lo que hoy es Jalpan, Querétaro, a mediados del siglo XVIII con la encomienda de evangelizar a los indígenas de la zona.

En 2013, cuando se celebró el tricentenario del nacimiento de Junípero Serra, en Querétaro se publicó el libro Los caminos de fray Junípero Serra en Querétaro, obra de Andrés Garrido del Toral, cronista del estado; y Araceli Ardón, escritora y directora de Código Áureo.

En la presentación de dicha obra, Garrido del Toral describió al fraile como un hombre adelantado a su tiempo. “Hombre de hierro, hombre vigoroso, de salud física menguada, pero con un alma, con una psicología de fundador del mundo”.

Los caminos de fray Junípero Serra en Querétaro, publicación que incluye la obra fotográfica de Gerardo Proal y Gonzalo Alcocer, muestra los caminos por los cuales pasó el misionero español en Querétaro, caminos que recorrió siempre a pie, a pesar de la lesión en una pierna que le aquejó desde su llegada a la entonces Nueva España.

También caminando dejó Querétaro para continuar con su labor evangelizadora en California, Estados Unidos, en donde también fundó otras misiones. Será precisamente en este país, durante la visita que realizará el papa Francisco en septiembre, cuando se celebre su canonización.

En el marco del tricentenario de Junípero, Andrés Garrido del Toral resaltó que fue en Querétaro en donde el español se forjó como misionero. “Junípero aprendió a sembrar en Jalpan lo que más tarde cosechó en California y en todo el mundo”.

Araceli Ardón, quien en 2006 recibió la medalla Fray Junípero Serra, reconocimiento que otorga el Poder Legislativo del estado de Querétaro en reconocimiento a los queretanos que han contribuido al fomento de la cultura, estuvo viviendo un tiempo en Santa Bárbara, California. En aquel lugar se dio a la tarea de promover la historia sobre las misiones de la Sierra Gorda, porque “los californianos realmente creen que la vida de Fray Junípero Serra inicia en San Diego, y de un plumazo desdeñan toda la actividad que desplegaron él y todos sus compañeros en la maravillosa Sierra Gorda de Querétaro”, refirió.

Otro libro sobre Junípero Serra es la novela de Fernando Pérez Valdez titulada Siempre adelante, obra basada en más de 50 fuentes históricas consultadas en archivos de México, España y Estados Unidos.

La novela relata la vida de este personaje desde su niñez hasta su llegada a México. El escritor destacó que en sí la vida del misionero ya es toda una novela, “por ejemplo el trayecto que hizo a pie de Veracruz a México, en el que un animal le picó la pierna izquierda que lo dejó cojo de por vida”.