Huyen de violencia; buscan tranquilidad

15/04/2013
01:30
-A +A

Anel Rodríguez junto con su familia salió huyendo de Mazatlán, Sinaloa, debido a la violencia que se vivía en esa zona del país.

Luego de presenciar cómo mataron a un hombre junto a su trabajo, Anel y su esposo salieron de Mazatlán, para darle un a su hija un ambiente de tranquilidad.

A dos años de haber llegado a la entidad, Anel señaló sentirse tranquila y feliz del clima que se vive en Querétaro, ya que siendo originarios del Estado de México y luego haberse mudado a Mazatlán, su vida estaba rodeada de estrés.

“Nosotros somos del Estado de México y a mi marido le ofrecieron trabajo en Mazatlán, Sinaloa, pero a los dos años de estar allá empezaron los problemas del narco, de violencia, estaba muy feo, entonces hubo un día que al lado de mi trabajo mataron a una persona a quemarropa, entonces nosotros salimos prácticamente huyendo de allá”, aseguró.

Anel Rodríguez es maestra de inglés y disfruta de una vida tranquila junto a su esposo y su hija en Querétaro, de ahí que dijo que no piensa cambiar de residencia.

Aseguró que ella no extraña para nada la vida de ninguno de los dos lugares anteriores donde vivieron, dice que debido a las situaciones por las que pasaron, valora más la tranquilidad y el crecimiento industrial que se da en la entidad.

“Yo llegué en enero de 2011, llevo dos años aquí. Nos venimos con trabajo. La verdad no extraño cuando nos salimos del Estado de México. Mi marido trabajaba al otro lado de la ciudad, era mucho tiempo en el tráfico. Yo no me regresaría, mis papás nos han insistido mucho por la niña pero no, aquí vivimos muy bien, estamos muy tranquilos”, sostuvo.

La razón por la que eligieron Querétaro, explicó Anel Rodríguez, fue porque desde hace más de 15 años su cuñado vive en la entidad y les comentó de las virtudes que caracterizan a este estado, de ahí que hayan elegido venir a residir aquí. “Básicamente mi cuñado vive aquí desde hace como 15 años”, explicó.

Anel destacó la calidez de la población queretana y la belleza de sus municipios, ya que aunque dijo que Mazatlán es un lugar de playa, es mucho más pequeño y hay menos lugares que visitar.

“Nosotros nos venimos porque no queríamos que mi niña viviera en ese ambiente, ella tenía tres años en ese tiempo. En Querétaro hay otro tipo de gente, es muy abierta. La ciudad está muy bonita, encuentras cualquier cosa, en Mazatlán no, allá prácticamente sólo había una plaza donde se juntaba toda la gente. Se vivía muy a gusto hasta que empezó todo lo de la delincuencia”, narró.