Caminará 200 km para pedir por su hija

Metrópoli 13/07/2014 00:03 Actualizada 03:30

Durante 22 años de manera ininterrumpida, Yolanda Rivera —vecina de la colonia Lomas de Casa Blanca— ha participado en la Peregrinación Femenina al Tepeyac. La mayoría de las veces la participación de Yolanda, es con la única intención de dar “gracias” por los beneficios recibidos a lo largo del año. Sin embargo hay ocasiones en donde la visita a la Virgen de Guadalupe tiene una finalidad de súplica o “manda” y ésta es una de ellas.

Sandra, hija mayor de Yolanda Rivera, enfrenta una enfermedad que requiere severos tratamientos médicos. Todo el presente año, Sandra ha tenido que superar intensos dolores abdominales y justamente el interceder ante la Virgen de Guadalupe, por el restablecimiento de la salud de su hija, es en esta ocasión la petición especial.

“Siempre camino con fe y con mucha ilusión de llegar a la Basílica. Desde hace 22 años lo hago y lo hago de muy buen humor. A veces la gran mayoría, que simplemente que mi esfuerzo se lo dedico a la virgen para dar gracias, pero hay otras en que no. Este año mi hija más grande tiene un problema de salud y vengo con esa petición para ella.

“Para mi virgencita que nunca me ha quedado mal y sé que ahorita está con mi hija”, relató.

Con lágrimas en los ojos, Yolanda Rivera narra a EL UNIVERSAL Querétaro, que caminar hasta la Basílica con una preocupación como la que este año enfrenta, es de lo más complicado. Ya en otros años, al igual se había visto en la necesidad de tenerle que solicitar, suplicar —en realidad— a la virgen algunos “favores”. Pero este año cada paso es dado con mucho fervor y esperanza de que a su regreso la situación de su hija sea favorecedora.

“Yo lo que más quiero en la vida es que mi hija esté bien. Ahorita está enferma y pues tiene programada una cirugía. Es un asunto delicado que no me gustaría hacerlo muy grande, porque mi hija me lo ha pedido, pero si es algo con lo que ha venido batallando y pues se llegó el momento de la operación”, refirió.

Yolanda Rivera, además de Sandra, tiene otros 3 hijos por los cuales también solicita protección y cuidado de la virgen morena para ellos. En esta oportunidad Ifigenia Martínez, vecina de Yolanda, es su única acompañante, ambas vecinas de la colonia Lomas de Casa Blanca.

“Otros años hemos venido todo un grupo de amigas y nos la pasamos muy contentas. Pero ahora en este año, he decidido venirme en otro plan nada más con mi vecina y aquí estamos rezando a la virgen”.