Crean ciudadanos seguridad propia

Metrópoli 13/03/2013 00:07 Actualizada 08:18

Habitantes del Segundo Barrio de Dolores, en el municipio de El Marqués, implementaron su propio sistema de seguridad, en el que autoridades municipales y estatales no están incluidas.

A este barrio, ubicado en un predio irregular en la comunidad de Miranda, a tres kilómetros del Eco Centro Expositor, no ingresan las fuerzas del orden público, es decir, ni policías municipales ni estatales, quienes han sido excluidos del aparato de seguridad en el barrio, indicaron los pobladores de la zona.

Los habitantes decidieron implementar su propia seguridad, debido al intento de desalojo que sufrieron en marzo del 2009. Al hablar sobre la situación que impera en este lugar, el secretario de Gobierno, Jorge López Portillo Tostado, señaló que se mantienen pláticas con la población y lo propietarios de la tierra.

“Tenemos mesas de trabajo permanentes con ellos, para ir definiendo la situación. Se está trabajando con las partes. Naturalmente es un tema con atención”, aseguró el funcionario público.

Al llegar al sitio, lo primero que se aprecia es una torre de vigilancia que se ubica a 100 metros de una valla metálica que circunda el predio, en el que hay cerca de 100 viviendas de los habitantes del barrio.

Para entrar al predio hay que sortear un acceso en el que están apostadas un grupo de mujeres, encargadas de autorizar o no la entrada de vehículos y personas al lugar, siempre con un previo registró. El lugar es vigilado las 24 horas por personas que rolan turnos.

Sacan machetes

En una visita realizada por El UNIVERSAL Querétaro al Segundo Barrio de Dolores, la guardia, conformada por mujeres, impidió el paso y al solicitar hablar con la autoridad encargada de la seguridad del predio, llamaron vía telefónica a un grupo de hombres que llegaron, con machete en mano, a bordo de un vehículo para dialogar.

Un policía municipal de la demarcación, quien prefirió resguardar su identidad, reconoció que la policía no ingresa al sitio, debido a que los colonos no lo permiten.

Los habitantes de este barrio no quieren revelar su identidad, porque, dicen, desde 2009 nadie ha hecho nada para solucionar su situación.

Contaron que desde esa fecha las autoridades han cometido atropellos a pesar de haber acudido a la Comisión Estatal de Derecho Humanos.

El 16 de marzo del año 2009 se suscitó un altercado entre los moradores del lugar y gente que acudió a realizar un desalojo. El conflicto surgió cuando un grupo de personas se asentó, al parecer, de manera irregular en un terreno que tiene dueño.

Al momento del intento de desalojo, el señor Manuel Moreno Martínez presentó planos de la zona y escrituras que aparentemente acreditaban la propiedad del terreno.

Desde entonces los habitantes dijeron que las medidas tomadas son para su protección.

Sobre este tema se buscó entrevistar a las autoridades del municipio de El Marqués, sin embargo, la respuesta fue que este tema no le compete al ayuntamiento, sino que es competencia de la Secretaría de Gobierno del estado de Querétaro.