Se encuentra usted aquí

Busca UAQ alargar vida de alimentos

12/08/2016
01:40
-A +A

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrollaron una biopelícula natural y comestible a base de mucílago de nopal, xiloglucano de tamarindo y aceite esencial de clavo, para aumentar la conservación de los alimentos.

El proyecto surge ante la necesidad de prolongar la vida de anaquel del jitomate que se produce en el campus Amazcala, explicó la alumna de ingeniería agroindustrial, Roberta Magnolia Mora Palma.

“El mucílago lo obtuvimos de pencas viejas de nopal y el xiloglucano de la semilla del tamarindo, que actualmente es un residuo agroindustrial”, detalló a la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Explicó que la idea fue hacer una mezcla gelatinosa de mucílago y xiloglucano a la que se le añade el aceite de clavo, con propiedades antimicrobianas, y luego sumergir los jitomates para prolongar su vida útil.

“Pusimos este fruto como una primera unidad de estudio, pero la idea es aplicar esta mezcla a otros frutos como la manzana, guayaba, fresa y ciruela, entre otros perecederos”, dijo.

Los estudiantes todavía realizan pruebas, añadiendo colorante para verificar la adherencia en los frutos.

“Los jitomates los estamos sumergiendo en la mezcla durante una hora. En lo que se refiere a la transparencia de las películas del compuesto, estamos colocando la mezcla con diferentes concentraciones y la dejamos secar tres días”.

La asesora del proyecto, Margarita Contreras Padilla, destacó que esta investigación la apoya el Centro Académico de Innovación y Desarrollo de Productos (Caidep), iniciativa de la UAQ financiada por un fondo mixto del Conacyt, a fin de generar una innovación en este tipo de recubrimientos.

“Es una innovación, porque actualmente hay ceras comerciales; unos lípidos que se aplican en el fruto para evitar la pérdida de agua. El mucílago, xiloglucano y otros polisacáridos, como el almidón, no se han considerado para este tipo de recubrimientos, por eso representan una gran oportunidad”, abundó Contreras Padilla.

La investigadora señaló que la idea es apoyar la producción que se tiene en el campus Amazcala, ya que el producto puede salir fuera de la universidad y generar una patente, ofreciendo al mercado un producto comestible y biodegradable. Notimex