Celebra la UAQ conferencia magistral sobre salud

Metrópoli 09/12/2015 00:28 Actualizada 01:27

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi) y el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Concyteq) ofrecieron la conferencia magistral “Microorganismos y humanos: Matrimonio indisoluble”, a cargo de María Esther Orozco Orozco, investigadora emérita del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y una de las científicas más reconocidas de México.

Esta es la octava plática que se da en el marco del Ciclo de Conferencias Generando Sinergias en el Estado de Querétaro “Hacia una Sociedad del Conocimiento”, gracias a la colaboración entre estas tres instituciones.

En la ponencia, Esther Orozco habló acerca de la coexistencia entre la especie humana y una gran cantidad de virus, bacterias, protozoarios y hongos. En este sentido, explicó que existe un estado de balance con estos microorganismos que pueden ser de tres tipos: útiles, oportunistas y patógenos; sin embargo, al alterarse este equilibrio se producen las enfermedades.

Aseguró que los cambios en el cuerpo humano lo hacen susceptible a la aparición de dichos seres vivos microscópicos; indicó que los factores de cambio son generados principalmente por la migración, el clima, el medio ambiente, la recombinación sexual, la cultura, las guerras y los desastres naturales, entre otros.

Hizo un recuento de la amenaza que han presentado los patógenos a lo largo de la historia y la respuesta del hombre ante ello, como el descubrimiento de los antibióticos, “la astucia biológica de los patógenos ha sido —desde siempre— un reto a la inteligencia humana”, afirmó.

La investigadora declaró que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, ya no se han creado nuevos medicamentos desde hace 30 años y se ha declarado, desde 2014, el inicio de una era postantibiótica. La manera de hacer frente a esta situación, dijo, es la prevención, la generación de vacunas y la producción de nuevos fármacos; entre estas acciones, señaló la necesidad de regresar a la medicina natural.

Apuntó que es preciso “seguir combatiendo a microorganismos patógenos con conocimiento que se genera a partir de la investigación científica y el uso de la tecnología para innovar”. Redacción