Red de Pemex aumenta en 150% el riesgo para la población

09/08/2016
01:43
-A +A

San Juan del Río nació del vientre del Barrio de la Cruz, antes llamado Ixtachichimecapan (tierra de chichimecas blancos) y que se ubica en una cima con 25 metros de altura y una extensión plana de 10 mil metros cuadrados. Esto fue hace 485 años.

Pero la hija floreció en el valle contiguo y olvidó a los padres, quienes hasta ahora no cuentan con un acceso peatonal que los conecte dignamente con la ciudad.

Para entrar a pie al Barrio de la Cruz, el visitante debe caminar 200 metros sobre el filo izquierdo de la autopista que va de Querétaro hacia la Ciudad de México, a la altura del kilómetro 161, y luego saltar sobre un montículo de piedras, cerca de la gran cruz de cantera rosa que lo identifica a la distancia.

La segunda opción para entrar a la localidad consiste en cruzar los patios de la Terminal de Autobuses, librar una alambrada rota y enfilar hacia un camino pedregoso y solitario, al lado de la verde y enfangada desembocadura del río San Juan, que se encuentra muy contaminado.

Un estudio de la Universidad Autónoma de Querétaro advierte que el 40% de las aguas que arroja la industria sanjuanense no son tratadas bajo normas sustentables antes de caer en las afluentes.

El Barrio de la Cruz queda prácticamente en el centro de la ciudad, pero muchos de sus casi dos mil pobladores menciona llevar a cuestas el estigma de considerarse “sanjuanenses de segunda”, por parte de gobernantes que pocas veces los han ido a visitar, salvo en periodos de campaña.

En 1993, durante la gestión del ex gobernador priísta Enrique Burgos y del primer alcalde panista, Jesús Salvador Olvera Pérez, la población de este barrio se enteró del inicio de las obras que ampliarían la red de ductos instalada por Pemex desde 1970, cuando la zona era ejidal y con pocas construcciones.

Esta decisión político-petrolera que incrementaría en 150% el riesgo de vivir sobre los poliductos.

El pasado 25 de junio –acompañado de la policía Elizabeth Hernández Bocanegra, quien resultó herida durante el estallido del inmueble que escondía un túnel para robo de gas–, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, visitó el Barrio de la Cruz y anunció inversiones por 32 millones de pesos.

EL mandatario informó también de un gasto en obras de infraestructura para frenar inundaciones y un plan de alerta ciudadana para prevenir fugas de combustible.