Un oasis en el semidesierto de Sierra Gorda

Metrópoli 09/06/2014 00:22 Actualizada 08:42

Realizar una visita al semi-desierto de Querétaro es adentrarse a conocer paisajes poco vistos en la región centro-norte del estado, a la entrada de la Sierra Gorda, en el poblado de Peñamiller.

Justo allí donde perduran vestigios prehispánicos y donde resuena el eco de antiguas tribus Chichimecas y Otomíes, se encuentran, como verdaderos oasis, muchos manantiales de aguas cristalinas y frescas, que serpentean entre cañones interminables de roca sólida.

Su gente es muy apegada y celosa de sus tradiciones, conservadas desde tiempos ancestrales, han preservado la zona y logrado que la UNESCO les otorgara el reconocimiento de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Se caracteriza la comunidad principalmente por sus actividades autóctonas y por su gastronomía local, por lo que es posible realizar una ruta cultural y eco-turística entre las enormes y áridas montañas del oasis del semi-desierto.