Muestran la misma entrega que los hombres en el deporte

Metrópoli 09/03/2013 02:54 Actualizada 02:54

Son mujeres ejemplares, que luchan, sueñan y trabajan para obtener resultados, que hacen lo que les gusta con el corazón, que durante dos horas completas no paran de correr, de gritar por un pase errado, de perfeccionar una jugada y todo, con su casco puesto, que sólo define su grandeza, dice equipo Gigantes femenil.

Terminaron 2012 como campeonas nacionales de futbol americano equipado.

Ahora, a un par de meses de iniciar temporada, desde que inicia su entrenamiento al dar cuatro vueltas al emparrillado del campo Libertadores, ellas no se quitan el casco.

El equipo Gigantes trabaja duro para mantener el campeonato, que consiguieron en su debut en la liga FXF Football Xtremo Femenil A.C.

“Se siente mucha responsabilidad porque si ya tuvimos resultados buenos, queremos llegar a tener mejores, y como hay chavas que no han jugado tenemos el compromiso para que tengan el mismo nivel que nosotras adquirimos desde antes”, comenta Melissa Macías, quien juega de safety.

En un deporte rudo, de mucho contacto, que muchos consideran sólo para hombres, ellas se enfocan en lo que les ayuda a seguir avante.

“Creo que nosotras hemos demostrado que este deporte no es exclusivo para hombres, que las mujeres nos entregamos igual para el deporte, pegamos igual o más duro, entrenamos de la misma forma con todas las ganas y mientras tengas en el corazón las ganas y el deseo de jugarlo no importa que seas hombre, mujer, niño, niña, chaparrito, alto o un monstruo de 100 kilos, mientras lo tengas en el corazón, se puede”, responde Brisia Álvarez, tacle defensivo, quien decidió practicar este deporte, ya que además de la exigencia física “hay mucha disciplina que aplicas a tu vida diaria, y también porque formamos una familia, el ejercicio en sí es muy bueno, pero el estilo de vida en el que se convierte es magnífico”.

Rubí Correa, por otro lado, considera que no hay discriminación por parte del género masculino, pues “creo que es al contrario, es más admiración y asombro por parte de los chicos que juegan americano, porque ellos saben cuánto es el esfuerzo, el dolor, el compromiso, y al ver que una mujer lo hace sienten como esa equidad, porque uno como mujer a veces se tiene que esforzar más y ellos sienten esa pasión al ver reflejado su esfuerzo en un nosotras”.

Por su parte, el ala defensiva del conjunto, Mariana Xiques, externa respecto a la temporada de primavera 2013.

“Hay golpes fuertes, ahora se nos viene un poco más complicado, tenemos que echarle más ganas, ya estamos en la categoría más fuerte, más competitiva (...) nos estamos esforzando y damos el máximo para llegar a la final otra vez”, dijo la integrante de Gigantes.