Acusan a policía por hostigar a joven

Metrópoli 08/06/2014 01:30 Actualizada 03:30

Bertha Trejo González habitante de San Juan del Río denunció que elementos policiacos han amenazado a su hijo con detenerlo si no accede a robar para ellos; la madre aseguró que estas amenazas surgieron 5 días después de que su hijo Juan Carlos fuera detenido por los oficiales por presunto robo, delito que hasta ahora no ha sido comprobado.

La denunciante refiere que desde el 2012 elementos policiacos incurrieron en irregularidades afectando a su hijo ya que en ese año Carlos recibió lesiones con arma punzo cortante por parte de otros jóvenes, en hechos ocurridos en la colonia Fundadores; los agresores y el agredido fueron llevados a la cárcel municipal y liberados horas después.

Por estas lesiones el afectado levantó su denuncia ante el Ministerio Público iniciándose la averiguación SJR4/ 360/2012 pero al momento no han habido avances sobre el caso, dijo la madre.

A dos años de estos hechos, Juan Carlos ha sido afectado nuevamente por abusos policiales, según su madre, quien aseguró que el joven nuevamente fue detenido por los uniformados cuando se encontraba comprando al interior de una tienda; los oficiales argumentaron detenerlo por intento de robo, pero este delito no pudo ser comprobado por los ministeriales que concedieron la libertad al acusado.

“Esto fue en Loma Alta, mi hijo y otros jóvenes se metieron a la tienda a comprar cervezas, el propietario se molestó, llamó a los policías, que se llevaron a mi hijo por presunto robo, lo tuvieron cinco días detenido”, explicó la madre.

Luego de ser puesto en libertad, Juan Carlos fue hostigado por uno de los policías que lo detuvo, el que le exigió que robara artículos para él, según aseguró su madre.

“Este policía buscaba a mi hijo en la casa, le decía que le tenía que conseguir celulares y otros aparatos, pero mi hijo no quiso, aunque siguen las amenazas del policía” dijo Bertha.

La madre del menor acudió a la Secretaría de Seguridad Pública a interponer su queja por estos hechos, pero el personal que da atención le solicitó una foto del policía señalado, argumentando que sólo de esta forma habría de ser considerada su queja.

“Yo no puedo conseguir una foto de él, es obvio, pero es lamentable que no hagan caso a las quejas de los ciudadanos”, expresó.

Ante estos acosos la familia de Bertha decidió cambiar de domicilio pero la familia aún teme.